bizcochos tartas y pasteles

Magdalenas caseras

15.1.18

Magdalenas caseras

Las magdalenas son unos bollos pequeños que se suelen hornear en papeles rizados con los mismos ingredientes de un bizcocho. Típicas de la repostería española, no deben confundirse con los muffins (más densos) ni con los cupcakes (glaseados con crema por encima); tampoco con las madeleines francesas, pequeños bollos en forma de concha, a partir de las que posiblemente surgió la receta de magdalenas.

Magdalenas caseras

Normalmente las magdalenas se caracterizan por su copete, la parte abombada que sobresale de la cápsula de papel. Para lograrlo, además de airear bien la masa al batir y poner la cantidad correcta de levadura química o impulsor, conviene enfriar la masa en la nevera y precalentar el horno a una temperatura fuerte, pues el contraste las ayuda a subir, quedando muy esponjosas.

Magdalenas caseras

Sin duda estas magdalenas caseras son perfectas para el desayuno o la merienda, ya sea para comerlas solas o para mojarlas en un vaso de leche. Y si te gusta la repostería tradicional, puedes probar los bollos suizos, el bizcocho de yogur, los churros, las rosquillas, los buñuelos, los pestiños u hojuelas, las flores o las torrijas.

Magdalenas caseras

A continuación te cuento todos los secretos para triunfar con las magdalenas caseras. ¡Os encantarán!

Receta de magdalenas caseras

Ingredientes (para 18 magdalenas):
2 huevos L
170 gramos de azúcar (+2 cucharadas para espolvorear)
3-4 mandarinas (necesitamos 170 gramos de zumo y la ralladura)
150 gramos de aceite de oliva virgen extra
250 gramos de harina
12 gramos de levadura química
Una pizca de sal

Elaboración:
Precalienta el horno a 220 grados con calor arriba y abajo sin ventilador. Prepara una bandeja de magdalenas con cápsulas de papel. Mezcla la harina con la levadura y la sal y reserva. Ralla la cáscara de las mandarinas y reserva. Parte las mandarinas, exprime y cuela el zumo. Necesitamos 170 gramos de zumo. Reserva.

Receta de magdalenas caseras 01

Pon en el cuenco de la amasadora los huevos con el azúcar y bate con varillas hasta que espumen y tengan una consistencia cremosa y pálida. Sin dejar de batir, incorpora el zumo de mandarina despacio y el aceite también poco a poco. Si la amasadora tiene pala, cambia las varillas por la pala y añade la harina a cucharadas. Bate lo justo para integrar y termina de mezclar con una espátula. Incorpora la ralladura y mezcla.

Receta de magdalenas caseras 02

Reparte la masa en cápsulas, dejando libre un centímetro en la parte superior. Si son medianas calcula unos 45 gramos de masa para cada una. Mete la bandeja en la nevera durante 15 minutos. Saca, espolvorea por encima con un poquito de azúcar cada cápsula y mete en el horno. Hornea a media altura durante 9 minutos a 220 grados, baja la temperatura a 200 grados y hornea 3-4 minutos más.

Receta de magdalenas caseras 03

Comprueba que están hechas pinchando con una brocheta. Si sale limpia, saca la bandeja del horno, espera 5 minutos a que templen dentro del molde, saca y deja que enfríen totalmente sobre una rejilla.

Receta de magdalenas caseras 04

Cuando estén totalmente frías, guárdalas en un recipiente hermético y aguantarán tiernas durante varios días, si nadie las devora antes ;)

Trucos y consejos:

→ Es importante que los ingredientes estén a temperatura ambiente.

→ La mezcla de huevos y azúcar debe quedar bien esponjosa. Si tienes amasadora, úsala con la varilla y cambia a la pala al añadir la harina. Si lo haces a mano, monta con la varilla y, al integrar la harina, usa una espátula.

→ A mí me encanta el sabor que da la mandarina, pero también se pueden hacer con zumo y ralladura de naranja. O cambiando el zumo por leche y poniendo la ralladura de limón.

→ Suelo preparar las recetas de repostería con aceite de girasol, pero después de varias pruebas, estas magdalenas me gustan más con aceite de oliva virgen extra. No saben nada fuertes, es sabor es delicioso y la textura es tierna y jugosa.

→ El tiempo de enfriado en la nevera ayuda a que suban y tengan un buen copete, gracias al contraste de temperatura. No debes abrir el horno durante el tiempo de cocción o las magdalenas se bajarán y la masa quedará apelmazada.

→ El azúcar que se echa por encima antes de hornear se convierte en una costra crujiente con el calor del horno.

→ Conviene que estés pendiente del horno para que no se pasen. En mi horno, con 9 minutos a 220 grados y 3 minutos a 200 grados están perfectas. Pero hay hornos que necesitan 10 + 5.

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. tienen una pinta genial desde luego, y seguro que la mandarina les da un toque muy bueno

    ResponderEliminar
  2. Como siempre publicando grandes recetas :)

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

Sígueme en Instagram

SÍGUEME EN TWITTER