bizcochos tartas y pasteles

Tartas decoradas paso a paso

8.7.13

Tarta (layer cake) con efecto degradado

Hoy el blog cumple dos años y, qué mejor forma de celebrarlo que enseñándote a preparar una tarta decorada. En los últimos años, vemos tartas que son auténticas obras de arte. Pero para mí, lo principal es que estén ricas. Por eso, lo primero que tienes que pensar es cómo quieres que sea (uno o más pisos, redonda, cuadrada o tallada) para elegir el tipo de bizcocho más adecuado y la cantidad que tienes que hacer.

Tarta (layer cake) con rosas de ganache

Muchas veces me habéis preguntado cómo hacer para que queden "tan bonitas por fuera" y, al mismo tiempo, ricas por dentro, ya que a veces las compramos y, después de gastarnos el dinero (son caras porque llevan mucho trabajo), resultan secas o con un sabor no muy bueno. Yo lo tengo claro: lo principal de una tarta es que esté buena, qué digo buena... ¡buenísima! Y si además conseguimos que sea visualmente atractiva, mucho mejor.

Tarta (layer cake) con efecto degradado

A pesar de lo que he leído por ahí respecto a los bizcochos que hay que hacer para preparar estas tartas (que ha sido muuuucho, os lo aseguro), os diré que, en los años que llevo preparándolas, SIEMPRE he usado bizcochos jugosos y muy fáciles de preparar y nunca he tenido problemas: ni se me han roto, ni hundido, ni desmigado... y algunas tenían dos pisos y bastante decoración.

Tartas decoradas de Hello Kitty

Si no sabes exactamente lo que quieres, en Internet hay millones de tartas preciosas decoradas de mil formas (no solo con fondant), solo hay que navegar un poco para llenarse de inspiración. En Pinterest tengo un tablero de tartas decoradas al que voy subiendo algunas que me gustan y otras hechas por mí. Puedes asomarte porque es una fuente inagotable de buenas ideas.

Tartas decoradas de Peppa Pig

Todas las tartas que ves en estas fotos son mías, y la base es la misma: bizcocho (a veces con almíbar) + relleno. La decoración, luego, depende de la ocasión. En esta entrada pongo la receta "normal", básica y os cuento todos mis trucos para que un bizcocho quede perfecto... ya iré poniendo recetas de bizcochos de otros sabores... Y más abajo te explico también cómo hacer almíbar y doy ideas de algunos rellenos sencillos.

Mesa dulce de Pocoyó
Y si quieres, puedes preparar a juego galletas decoradas, cupcakes y otros dulces para hacer una bonita mesa. A los niños les encanta celebrar su cumpleaños con sus personajes favoritos, pero estas 'candy bar' también se han puesto de moda en bautizos, comuniones, bodas, baby shower, graduaciones, jubilaciones, etc. Cualquier momento es bueno.

Tarta decorada de Minnie Mouse

¿Te ha picado el gusanillo? ¿Quieres hacer una tarta tan rica como bonita? Pues solo te queda una cosa... ¡practicar!



Ingredientes:
-Para el bizcocho (20 raciones):
3 huevos
1 yogur natural (125 gramos) - el envase servirá de medida
1 medida de aceite de girasol (125 gramos)
2 medidas de azúcar (250 gramos)
3 medidas de harina de repostería (210 gramos)
1 sobre de levadura (15 gramos)

-Para encamisar el molde:
Una nuez de mantequilla
Papel de horno o una cucharada de harina

-Para el almíbar:
150 gramos de agua
150 gramos de azúcar
Una cucharada de cacao soluble

-Para el relleno (en este caso, ganaché):
300 gramos de nata para montar
300 gramos de chocolate (blanco, con leche o negro)

Elaboración:
Precalienta el horno a 180º y prepara el molde que vas a usar. Yo uso desmontables, son cómodos y fáciles de utilizar (nunca los agarres por el aro al levantarlos, siempre coge de la base para evitar posibles accidentes). Para esta cantidad de masa, utilizo uno redondo de unos 18 cm. Si quieres que tu bizcocho quede lo más planito posible (sin la montaña que suele quedar en el centro), unta con mantequilla el interior del molde y cubre tanto la base como el aro con papel vegetal. Necesitarás un círculo/rectángulo del tamaño de la base y una tira de unos 10-12 cm de alto para ponerla alrededor de la parte que se desmonta (deben sobresalir unos cuatro dedos).

Molde preparado para hornear con papel vegetal
Un molde listo para echar la masa, con mantequilla y papel vegetal
Como el papel vegetal no es tan largo como para cubrir todo el perímetro interior del molde, seguramente tendrás que cortar  varias tiras. Superpón una con otra para asegurarte de que no quede ningún espacio sin papel. Para mi gusto, los bizcochos quedan mejor con esta técnica, que además permite hacerlos más altos, ideal para este tipo de tartas.

La esquina bien cubierta de papel de horno
Ten cuidado de colocar una tira sobre otra, sin espacio por el que se pueda salir la masa
Si no quieres hacer esto, siempre puedes espolvorear con un poquito de harina una vez untada la mantequilla y listo.

Molde encamisado con mantequilla y harina
Molde encamisado con mantequilla y harina y con la masa echada
Pon en un bol amplio todos los ingredientes del bizcocho y bate con una batidora (o a mano, pero te costará más trabajo) hasta que la mezcla sea homogénea. Yo echo primero los huevos, por si cae algún trozo de cáscara o sale alguno malo. Podéis usar el envase del yogur como medida o un peso, si lo prefieres.

Mezcla los ingredientes con una batidora
Echa todos los ingredientes y bate hasta que la masa quede homogénea
Vierte la masa con cuidado de no manchar la parte superior de las tiras de papel (si no se doblarán y caerán sobre la masa) y cocina en la parte central del horno durante 50-55 minutos a 180º, con calor arriba y abajo y sin ventilador (así es como yo lo hago, pero ya sabéis que el tiempo depende del horno, así que, cuando lleve 45 minutos debemos ir vigilando). Precisamente aquí es el único punto donde el uso del papel vegetal dificultará un poco nuestro trabajo, ya que no nos dejará ver cómo va el bizcocho. Yo lo que hago es abrir el horno pasados 50 minutos, pinchar con una brocheta de madera y, si no sale completamente limpia, dejar cinco minutos más. Pasado ese tiempo vuelvo a comprobar.

Echa la masa y hornea el bizcocho

Mientras se hornea, prepara el almíbar. Pon en un cazo el agua, el azúcar y algún ingrediente que aromatice. Yo, en este caso, puse una cucharada de cacao en polvo soluble (tipo Colacao), pero puedes echar cacao puro, vainilla (en pasta, esencia, aroma, extracto...), cáscara de naranja o limón, una rama de canela… Debes escoger un sabor que "pegue" con el del bizcocho y el del relleno que vayas a hacer. Deja que cueza a fuego bajo durante unos 5 minutos, retira y espera a que se enfríe. Pasa a un tarro de cristal, cierra y guarda en la nevera hasta el momento de usar.

Prepara un almíbar
Almíbar de vainilla y almíbar de cacao
El siguiente paso es preparar la/s crema/s de relleno y cobertura. Yo las preparo en este momento para que estén bien frías a la hora de decorar la tarta. Tú eliges: crema pastelera, ganaché de chocolate, dulce de leche, mermelada, buttercream, nata montada… Aquí tienes las recetas del ganaché y de la crema pastelera.

Cuando está listo, lo saco y, con mucho cuidado (y con unos buenos guantes para no quemarme), lo desmoldo. Si usas papel vegetal, verás que es muy fácil, ya que el bizcocho no se pega al molde.

Saca el bizcocho y deja que se enfríe

Como ves, queda bastante plano, sin demasiado copete por la parte central.

El bizcocho debe quedar plano

Una vez retirado el aro y el papel de alrededor, cojo la bandeja-rejilla del horno y la pongo sobre el bizcocho, le doy la vuelta y retiro la base y el papel.

Enfría el bizcocho boca abajo sobre una rejilla

Entonces, lo dejo enfriar subido a una rejilla con patas, para que el calor que desprende no lo humedezca (cuando el bizcocho es redondo y pequeño, uso solo la rejilla redonda con patas).

Enfría el bizcocho boca abajo sobre una rejilla

Lo ideal es dejar el bizcocho 24 horas en reposo para que se asiente. Así que, una vez frío, envuélvelo en film. Pasado este tiempo, saca, corta el copete (la "montaña" que sale al hornear) con un cuchillo largo de sierra y da la vuelta al bizcocho para que la parte más lisa (la que estaba en contacto con el molde) quede arriba. Mide la altura del bizcocho y corta en tres partes iguales (lo ideal es que mida unos 9 cm, para hacer 3 capas iguales de unos 3 cm). Coloca la capa que irá abajo, cala con el almíbar y echa unas cucharadas de la crema que hayas elegido de relleno. Ten en cuenta que la crema debe tener consistencia (ser "durita") para que no chorree por los bordes. Por eso yo habitualmente elijo un ganaché bien montado (lo único importante es que la nata tenga más del 35% de materia grasa y dejar enfriar la mezcla 24 horas en la nevera antes de montar). Reparte de manera uniforme sin acercarte demasiado al borde (se acabará saliendo al asentar las siguientes capas de bizcocho). A mí me gusta que la capa de relleno tenga casi un centímetro de altura, aunque sé que en la mayoría de los cursos de tartas, untan una capa mucho más fina. Para mí, la tarta queda más jugosa y os aseguro que se puede decorar sin problema. Cala la segunda capa de bizcocho por la zona que irá hacia abajo, da la vuelta con cuidado y coloca sobre la crema. Aplasta con las palmas de la mano para que se asiente y quede el relleno repartido de manera uniforme. Cala el bizcocho y pon de nuevo crema de relleno (puede ser la misma crema que en la capa anterior u otro sabor que combine bien). Cala la última capa de bizcocho por la zona que irá hacia abajo. Coloca y asienta bien. Todas las capas deben quedar alineadas por los bordes. Extiende una capa muy fina de crema por toda la parte exterior del bizcocho, igualando bien toda la tarta. Esta capita "sujetará" las migas y hará más fácil la tarea de decorar. Es importante dejar bien lisa la tarta para que al decorarla quede perfecta. Cubre con film, mete en la nevera y deja, al menos, un par de horas.

Nivela, cala y rellena el bizcocho
El bizcocho se corta en tres capas, se cala, se rellena y se cubre para "sujetar" las migas
Y llega la parte más creativa: la decoración, que puede ser de lo más variada. Se puede cubrir la tarta con fondant (una pasta de azúcar); se pueden hacer distintos efectos con cremas (como ganaché o buttercream) y la manga pastelera; se pueden colocar alrededor bizcochos, kit-kat o barquillos, sujetos con un lazo, y echar lacasitos o m&m por encima; se puede decorar la tarta con galletas decoradas (valga la redundancia), aunque si queremos que estén de pie sobre la tarta, deberán llevar palito. Las posibilidades son infinitas. Yo os he dejado arriba fotos de algunas de las tartas que he hecho y poco a poco iré publicando entradas con distintas técnicas de decoración.

También te puede interesar...

8 comentarios

  1. Hola!
    Doy fe que salen unas tartas buenísimas!! la tarta que nos hiciste para el cumple de mi chica, hasta tres días después seguía estando jugosa.!!!
    Gracias por el tutorial!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Gloria!! En otra entrada enseñaré la de Martina, que no me ha dado tiempo... Y gracias a ti por confiar en mí para endulzar el cumple de la peque.

      Eliminar
  2. Muy chula la nueva imagen del blog, yo también llevo un tiempo dando vueltas para ver si cambió algunas cosas del mío pero nunca encuentro tiempo suficiente para hacerlo. Y muchas felicidades por los dos años!! A seguir cumpliendo muchos más!
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isa!! La verdad es que yo he tardado unos 9 meses en decidirme... Pero al final merece la pena, porque lo dejas a tu gusto.
      Ya me contarás si te animas. Mientras, a seguir dándole a las recetas... ;)

      Eliminar
  3. Me encanta el nuevo aspecto del blog y todos los trucos que nos aportas.

    ResponderEliminar
  4. HOLA REBECA!!
    ME PODRÍAS DECIR UNA RECETA DE TARTA SIN AZÚCAR??
    A SER POSIBLE QUE NO LLEVE TAMPOCO QUESO.
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  5. Hola, no he hecho nunca una tarta que no lleve NADA de azúcar. Lo que sí he hecho es el bizcocho que explico arriba con 50 gramos de azúcar (en vez de 250), porque mi suegro tiene el azúcar alto. Él dice que está muy bueno. Si lo quieres rellenar, te sugiero un ganache de chocolate negro. Solo lleva dos ingredientes: nata para montar y chocolate negro a partes iguales. Calienta la nata y, cuando rompa a cocer, la retiras de fuego y añades el chocolate en onzas. Remueves con una varilla. Dejas templar y metes en la nevera 24 horas. Solo tienes que montarlo con una varilla eléctrica y te quedará una crema deliciosa (eso sí, más bien amarga).
    El problema de la repostería sin azúcar es que los endulzantes que se suelen usar como sustitutos, no se pueden calentar, por lo que no sirven para natillas, bizcochos, ni casi nada. Solo para tartas frías. He leído que la stevia es un endulzante muy potente sin calorías, pero es muy difícil y caro de encontrar (lo que venden es un preparado con stevia, que lleva entre un 2 y un 5%).
    Si te puedo ayudar en algo más, solo tienes que preguntar ;)

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER