otros dulces

Bollos suizos

7.9.14

Bollos suizos

Si pienso en un dulce típico de mi infancia, sin duda, me viene a la memoria el bollo suizo, ese panecillo dulce con un punto crujiente por fuera y muy tierno por dentro, lleno de pegotitos de azúcar, que siempre merendaba acompañado de una chocolatina. Y no hay mayor satisfacción que coger la receta de suizos, pringarte hasta los codos, para terminar devorando una de estas piezas hecha con tus propias manos.

Bollos suizos

Hay muchas piezas de bollería hechas con masa de pan. Además de esta receta de suizos, están las cristinas o mediasnoches (muy parecidas pero sin corte ni azúcar por fuera), las trenzas,  los bollos de leche... Todas ellas se preparan con una masa tipo brioche con menor proporción de mantequilla.

Bollos suizos

Para quien tenga miedo al amasado, he incluido en el paso a paso dos vídeos: uno para ver cómo amasar fácilmente (y casi sin mancharte) y otro que muestra cómo bolearcómo formar los bollos. Si aún así tienes dudas, puedes preguntar en comentarios o en redes sociales.

Bollos suizos

¡Viendo la miga, entran ganas de morder hasta la pantalla! Si preparas esta receta de bollos suizos, sube una foto a cualquier red social y etiquétame (Facebook | Twitter | Instagram | Pinterest | Google+). ¡Espero que te guste!

Ingredientes (para 12 bollos):
60 gramos de mantequilla
90 gramos de leche entera
70 gramos de azúcar
20 gramos de levadura fresca de panadero
3 huevos M
300 gramos de harina de fuerza
5 gramos de sal
Unas gotas de agua

Elaboración:
Trocea la mantequilla para que pierda el frío. Necesitas que esté a temperatura ambiente. No la calientes en el microondas, quedará muy líquida y ya no servirá para esta receta.


Pon en un cuenco la leche, 40 gramos de azúcar y la mantequilla ya templada. Mueve un poco con unas varillas. No conseguirás que se integre totalmente, pero el azúcar se irá deshaciendo. Incorpora la levadura desmigándola con las yemas de los dedos. Bate dos huevos en un recipiente y añádelos a la mezcla anterior. Bate todo con las varillas.


Pon la harina y la sal en un recipiente amplio y haz un hueco en medio, formando un volcán. Vierte la mezcla anterior en el centro y ves formando una masa ligando los líquidos y los sólidos poco a poco. Cuando puedas manejarlo, pásalo a la encimera bien limpia y empieza a amasar.


La técnica más sencilla para amasar** es doblar y hacer rodar la masa, como puedes ver en este vídeo.


**Pero si no quieres o no sabes amasar, puedes pones la masa en un taper con tapa. Agarra un lado de la masa suavemente, estira un poco y dobla sobre sí misma. Gira el taper 90º y repite la operación hasta dar una vuelta completa (cuatro pliegues). Deja reposar 15 minutos y repite los plegados. Esto habrá que hacerlo 4-5 veces, hasta que la masa esté lisa y fina.

Cuando la masa esté lista, coloca en un cuenco frotado con aceite, cubre con un paño y deja reposar en un lugar templado hasta que doble su tamaño (unas dos horas).


Coloca la masa en la encimera, amasa para desgasar (eliminar todas las burbujas internas que se han formado al fermentar) y haz un cilindro con ella. Parte en 12 porciones de unos 50 gramos.


Forma cada bollo: repliega hacia abajo mientras giras la masa y luego, sobre la encimera, arrastra para dar un poco de tensión a la masa. Es importante que dejes los pliegues en la parte de abajo. En este vídeo puedes ver cómo se hace.


Coloca los bollos sobre una bandeja de horno con papel de hornear. Cubre con un paño limpio y húmedo y deja reposar hasta que aumenten su tamaño (una hora, aproximadamente).


Bate el huevo que quedaba y pon en un bol los 30 gramos de azúcar restantes junto con unas gotas de agua, para formar pequeños grumos. Destapa los bollos, haz un corte en cada uno de ellos, con un cuchillo muy afilado o un cúter. Pincela con el huevo y pon unos pegotes de azúcar. Hornea a 220º durante 5 minutos. Baja el horno a 200º y hornea 5 minutos más.


Saca la bandeja y pasa a una rejilla para que se enfríen. En cuanto estén fríos, guárdalos en una lata, es donde mejor se conservan.


Aguantarán tiernos un par de días, aunque al ser una masa tipo pan, van endureciendo con el paso del tiempo.

Trucos y consejos:

→ La levadura que debes usar es fresca de panadero. La venden en la mayoría de los supermercados, en la zona de refrigerados, busca cerca de la mantequilla. También la hay seca, pero debes usar 1/3 de la cantidad que se indique para levadura fresca.

→ Vigila los bollos durante la segunda fermentación pues, si se pasan de tiempo pueden abrirse, perdiendo el gas interior y quedando la miga dura y muy compacta.

→ Recuerda que los bollos suizos son piezas elaboradas con masa de tipo pan, por lo que no aguantarán tiernos mucho tiempo. En dos o tres días se habrán puesto duros (no creo que duren tanto, pero si lo hacen, siempre puedes mojarlos en leche). Si lo prefieres, puedes congelarlos cuando estén bien fríos, envolviendo cada uno en film transparente. Para descongelar, retira el plástico, envuelve en un paño limpio y seca y deja a temperatura ambiente.

→ Si no haces el corte ni pones pegotes de azúcar, tendrás medias noches para rellenar de lo que prefieras, tanto dulce como salado. A mí me encantan con queso de untar y salmón ahumado.

→ Esta receta de suizos se la he tomado prestada a Webos fritos, un blog de cabecera para cualquier cocinillas.

También te puede interesar...

18 comentarios

  1. Yo también he hecho suizos! Qué ricos verdad? A mi es que me encantan, y me recuerdan mucho a mi infancia como tú dices. Genial tu paso a paso, y no son nada difíciles y muy agradecidos. Los míos con leche de coco, a ver qué te parecen, un beso Rebeca.
    Monie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imaginaba que no sería la única, pero están tan ricos que no importa ;)
      Ahora voy a ver los tuyos. Bss

      Eliminar
  2. Me chifla como te han quedado, no se pueden ver mas caseritos y mas ricos!!!! Y menudo paso a paso mas bien explicado y documentado, asi seguro que me animo ;) También es otro de mis recuerdos de la infancia, esos bollitos suizos rellenos de mermelada, que delicia madre mia!!!!
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado espectaculares ,nosotras también los hacemos y realmente son muy ricos.
    Me gusta lo del azúcar por en medio....también me recuerdan a mi infancia.
    Súper bien explicados.
    Un besito
    Lourdes

    ResponderEliminar
  4. Gracias Lourdes, me alegro de que te hayan gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Que delicia Rebeca. Habéis coincidido unas cuantas pero es que de estos no nos cansamos nunca

    ResponderEliminar
  6. Qué pinta más espléndida, Rebeca!! Te han quedado geniales y seguro que riquísimos!! Un besote, guapa!

    ResponderEliminar
  7. Fantásticos tus suizos, ¡qué buena la bollería casera!

    ResponderEliminar
  8. Hola! muchas gracias por el paso a paso, ayuda muchísimo a las que como nosotras no hemos hecho casi nada de bollería! el video genial! besis

    ResponderEliminar
  9. Qué estupendo paso a paso. Me ha dejado loca. Muchas gracias porque eso lleva un curro tremendo.
    Me gusta mucho el aspecto de tus suizos, se ven caseros y con mucho pegotito de azúcar que es mi debilidad. Ya le comentaba a otra compi que también los ha hecho que a mí me recuerdan tb a mi infancia porque es lo que siempre pedía mi madre cuando nos llevaba a merendar a alguna cafetería fiSna.
    Me han gustado mucho.
    Besitos
    Beatriz

    ResponderEliminar
  10. Me la.apunto para hacérsela a Joan! Menuda pintaza . más buena!

    ResponderEliminar
  11. Dos o tres días dices que duran antes de ponerse duros??? En mi casa no durarían ni una tarde, eso seguro, y más con ese aspecto tan apetitoso.

    ResponderEliminar
  12. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo
    dezazu.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  13. Me gustan mucho y te quedaron deliciososs para mi merienda-cena.Bsssss

    ResponderEliminar
  14. pero qué buenos son los suizos!! Yo también los asocio a mis meriendas de niña, están riquísimos

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por vuestros comentarios y bienvenidos todos los que llegáis al blog por primera vez :)

    ResponderEliminar
  16. Te he encontrado a través de Belén y como me ha dicho que me pase por aquí lo he hecho sin pensarlo dos veces. Me han gustado mucho tus bollos suizos, se ven espectaculares, el paso a paso, para no perderse, muy bien explicado. Ha sido un placer visitarte. Me quedo por aquí. Besitos guapa.

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

Sígueme en Instagram

SÍGUEME EN TWITTER