carne

Albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate

21.4.20

Albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate

Las albóndigas (o albondiguillas, que diría mi abuela) son bolitas de carne fritas que se cocinan de mil y una formas. En esta ocasión te explico cómo preparar las albóndigas rellenas de queso. He usado un cheddar tierno y quedan muy jugosas por dentro. Además, son ideales para los peques a los que les cuesta masticar o se les 'hace bola'.

Albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate

En esta ocasión, las he acompañado de salsa de tomate, que puede ser casera o comprada, agilizando mucho el cocinado. En menos de 30 minutos puedes tener la receta de albóndigas lista para comer. Además, se pueden preparar con antelación y aguantan perfectamente 4 o 5 días en la nevera, dentro de un recipiente hermético.

Albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate

Las albóndigas con tomate combinan genial con un poco de pasta cocida, especialmente con espaguetis o tallarines. Si te animas, prueba a preparar pasta fresca y verás qué diferencia. También puedes servir estas albóndigas rellenas con arroz blanco o con unas patatas fritas cortadas en cubitos. Y si lo prefieres, puedes probar mis tradicionales albóndigas de carne en salsa de verduras.

Albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate

¿Te animas a probar esta receta de albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate?

Receta de albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate

Ingredientes (para 4 personas):
400 gramos de carne picada
150 gramos de queso (el mío, cheddar mild)
1 huevo
1 diente de ajo
Perejil
Pimienta negra molida
Sal
2 rebanadas de pan de molde (o 2 cucharadas de pan rallado)
75 gramos o ml de leche (5 cucharadas)
1 cucharadita de aceite de oliva
Harina (para rebozar)
Aceite de oliva (para freír)
400 gramos de salsa de tomate (la mía, casera)

Cómo preparar paso a paso albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate

En primer lugar, prepara las bolitas. Para ello, mezcla en un recipiente amplio la carne picada con un huevo, un diente de ajo machacado, un poco de perejil picado, pimienta negra y sal. En otro recipiente más pequeño, pon a remojo el pan de molde (quita la corteza) con la leche. Cuando la absorba, incorpóralo a la carne. Si usas pan rallado, añádelo a la masa y añade también la leche (sin mezclar previamente. Mezcla todo hasta obtener una pasta homogénea. Echa una cucharadita de aceite de oliva y mezcla de nuevo.

Receta de albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate: preparación de la carne

Corta el queso en dados de 1 cm de lado, aproximadamente. Coge una porción de carne y extiéndela en la palma de la mano. Pon el dado de queso en el centro y cierra, cubriendo el queso. Repite el proceso hasta acabar con la carne.

Receta de albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate: relleno y formado

Pasa las albóndigas por harina y sacude sobre la palma de la mano, para que quede una capa muy fina.

Receta de albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate: rebozado

Fríe las albóndigas en una sartén con 2-3 cucharadas de aceite de oliva, girando para que se dore toda su superficie. Si son muchas, fríe por tandas. Cuando estén listas, vuelve a poner todas en la sartén, añade el tomate frito, mueve suavemente para que se impregnen por completo y deja cocinar a fuego bajo durante unos 10 minutos.


Puedes servir inmediatamente o dejar enfriar y guardar en la nevera.

Trucos y consejos para cocinar unas albóndigas rellenas de queso en salsa de tomate perfectas

→ La carne picada puede ser de cerdo, de ternera, de pollo, de pavo, mixta... ¡a tu gusto!

→ Si la masa queda demasiado blanda pon una cucharada de pan rallado. Si queda demasiado dura, una cucharada de leche.

→ Si no queréis/podéis tomar huevo, quítalo.

→ Puedes usar el queso que más te guste. Con un queso cheddar tierno quedan muy ricas de sabor y con el queso derretido en el interior.

→ Si te untas las manos con un poquito de aceite, no se te pegará la carne al hacer las bolitas.

→ Puedes usar tomate frito comprado para ir más rápido, pero con la salsa pomodoro (de tomate y orégano) quedan espectaculares.

→ Puedes acompañar con un puñado de espaguetis cocidos, un poco de arroz blanco o unos cuadraditos de patatas fritas.

→ Se conservan perfectamente 4-5 días en un recipiente hermético en la nevera. Se pueden congelar, aunque no todas las salsas de tomate quedan igual de bien una vez descongeladas. Si te sobran, puedes escurrir las albóndigas retirando la mayor parte de salsa de tomate, congelarlas y, una vez descongeladas, añadir salsa de tomate antes de calentar.

Esta receta de albóndigas rellenas de queso con salsa de tomate está hecha en colaboración con Cathedral City, la marca de queso cheddar favorita en Inglaterra. Sus quesos, elaborados con leche de vaca de granjas locales de Cornwall, se producen siguiendo la receta tradicional, controlada minuciosamente por un catador.

También te puede interesar...

5 comentarios

  1. qué ricas con el queso dentro!! yo no las he hecho nunca así, supongo que por pereza, pero me encantan

    ResponderEliminar
  2. Que pinta tan buena! Me animare hacer la receta, Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Genial receta!!! yo le tenía muchas ganas a una olla de hierro fundido y... ya la tengo!! he hecho algunas cosas y quedan deliciosas. ahora probaré tu receta y vuelvo a comentar el resultado :)
    Te sigo hace mucho y todo queda muy ricooo

    ResponderEliminar
  4. Fantastic recipe. Never put cheese inside before,the results and flavor was excellent. Made your pulpo ala vinaigrette alswell great meal. Muchas gracias X

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

Sígueme en Instagram

SÍGUEME EN TWITTER