bizcochos tartas y pasteles

Tarta fría de queso y limón (lemon curd cheesecake)

8.7.19


La cocina de Rebeca cumple 8 años y qué mejor forma de celebrarlo que con un pastel. Las tartas frías son una de las mejores soluciones para preparar postres fáciles en verano y no tener que encender el horno. En este caso, se trata de una receta de cheesecake, con base de galletas, cobertura de crema cuajada de limón (lemon curd) y decoración a base de merengues secos y frutos rojos. Es tan sencilla, que en realidad la prepararon mis peques (puedes ver el paso a paso en vídeo).

Tarta fría de queso y limón (lemon curd cheesecake)

Es una receta de tarta de queso fácil, de sabor suave, y con el punto ácido del limón es ideal para terminar una comida o cena veraniega. Por supuesto, puedes cambiar la cobertura a tu gusto y poner mermelada de tu fruta favorita, gelatina de cualquier sabor, crema de chocolate...

Tarta fría de queso y limón (lemon curd cheesecake)

Si lo prefieres, puedes hacer esta tarta de queso sin horno en versión individual, preparando vasitos de tarta de queso y limón. Pones la galleta molida en el fondo (en este caso, sin mantequilla, pues no hará falta que esté compacta para desmoldar), a continuación la crema de queso y, cuando haya cuajado, la crema de limón. Por último, decoras con merengues, frambuesas y arándanos. Es muy cómodo porque solo tienes que servir un vasito a cada uno sin partir en porciones.

Tarta fría de queso y limón (lemon curd cheesecake)

¿Te animas a probar esta receta de cheesecake de limón?

Receta de tarta fría de queso y limón

Ingredientes (para un molde de 25 cm de diámetro):
-Para la base:
250 gramos de galletas de mantequilla
125 gramos de mantequilla

-Para el relleno:
400 gramos de nata para montar
100 gramos de azúcar
500 gramos de queso crema
2 sobres de cuajada
50 gramos de leche

-Para la cobertura:
250 gramos de crema de limón casera

-Para decorar:
Merengues secos
10 frambuesas
15 arándanos

Cómo preparar paso a paso una tarta fría de queso y limón

Tritura las galletas con un mortero o un robot de cocina hasta hacerlas polvo. Añade la mantequilla y mezcla con las galletas. Si tienes Thermomix, echa las galletas y la mantequilla y programa 20 segundos velocidad 6. Aunque no es imprescindible, puedes cubrir el fondo de un molde desmontable con una pizca de mantequilla y adherir un círculo de papel de horno para poder desmoldar bien. Extiende en el fondo del molde las galletas con mantequilla, presiona para formar una capa sólida y nivela. Guarda en la nevera mientras preparas la crema de queso del relleno.

Receta de tarta fría de queso y limón: la base

Echa en un cazo la nata y el azúcar y mezcla. Calienta a fuego medio-bajo hasta que rompa a cocer. Añade el queso y mueve hasta integrar. Diluye los polvos de cuajada en la leche y añade al cazo, sin dejar de remover. Cuando la mezcla empiece a hervir, retira del fuego sin dejar de remover. Espera unos segundos y pon de nuevo al fuego, hasta que hierva por segunda vez, siempre removiendo. Si tienes Thermomix, echa todos los ingredientes de la crema en el vaso y programa 9 minutos, 90º, velocidad 4. Vierte en el molde, sobre la base de galleta, con cuidado para que no se suelten migas de la base. Deja que temple a temperatura ambiente y luego guarda en la nevera hasta que cuaje completamente. Tardará unas 6 horas.

Receta de tarta fría de queso y limón: el relleno

Prepara la crema de limón y deja que se enfríe. Haz los merengues y reserva junto con la fruta. Cuando la tarta haya cuajado, desmolda, cubre con una capa de crema de limón y decora con los merengues secos y las frutas.

Receta de tarta fría de queso y limón: la cobertura y decoración

Sirve bien fría.

Trucos y consejos para cocinar una tarta fría de queso y limón perfecta

→ Si quieres, puedes ver el paso a paso de la tarta en vídeo.

→ He usado para la base unas deliciosas galletas de mantequilla que han dado un toque muy especial a la tarta. Tú puedes usar las mismas, unas galletas de mantequilla caseras o las que más te gusten.

→ Usa nata para montar con 35% de materia grasa, así será más espesa y la tarta cuajará mejor.

→ Ten cuidado para que no queden grumos en la crema del relleno. Es muy incómodo encontrarlos al comer.

→ Si se hace la crema de relleno en un cazo, es imprescindible que la cuajada hierva dos veces para que espese, pero hay que tener cuidado y remover continuamente porque se puede 'agarrar' y entonces la mezcla sabrá a quemado.

→ Si no usas Thermomix, ten mucho cuidado de mover bien la crema de limón para que no se cuajen los huevos y hagan grumos.

→ Para desmoldar bien la tarta, saca de la nevera, calienta bajo el grifo con agua muy caliente un cuchillo bien afilado de filo liso, sécalo rápidamente y pasa por el borde interior. Retira el aro con cuidado y traspasa a una bandeja o un plato de servir ayudándote del papel, que deberás retirar con cuidado.

→ Si te sobra crema de limón, se conserva en la nevera perfectamente durante 10 días.

→ La fruta de decoración puede ser congelada.

→ Decora la tarta justo antes de servir para que los merengues se conserven crujientes y las frutas no suelten jugo sobre la crema de limón.

Esta receta de tarta fría de queso y limón está hecha en colaboración con Bonne Maman (galletas) y Degustabox, una caja de productos de alimentación a la que puedes suscribirte para que te llegue a casa cada mes. Si quieres probarla, usa el código 6FODQ, y obtendrás un descuento en la primera caja.

También te puede interesar...

1 comentarios

  1. ¡¡Feliz cumpleblog!! Una tarta deliciosa perfecta para el verano. Menuda mano que tienen los peques 😉

    Besines!

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

Sígueme en Instagram

SÍGUEME EN TWITTER