aperitivos y tapas

Cómo preparar una tabla de embutidos

26.7.17

Tabla de embutidos ibéricos

Cuando tenemos invitados en casa o queremos preparar un picoteo, una de las mejores opciones es servir una tabla de embutidos. Aunque parece algo sencillo, partir y listo, hay algunas recomendaciones que harán que nuestra propuesta triunfe. ¿Cuántos embutidos distintos debo incluir? ¿qué tipo de pan pongo? ¿con qué la acompaño? ¿qué bebida marida mejor?

En este post voy a intentar aclarar todas tus dudas y te espero en los comentarios si me dejo alguna sin responder ;)

Tabla de embutidos ibéricos

Los embutidos

En primer lugar, escoge bien las variedades, teniendo en cuenta que lo más importante es la calidad. Lo ideal es que una tabla de embutidos para a partir de cuatro personas, incluya entre cuatro y seis variedades para probar todas y porque es posible que no todos los comensales tengan los mismos gustos. Si es una tabla para dos, con escoger tres tipos, será suficiente. Todos deberán ser embutidos que se tomen sin cocinar.

Al escogerlos, piensa que debe haber variedad. Puedes incluir un tipo de salchichón (ya sea imperial, cular, fuet, salami...), otro de chorizo (blanco, de vela, de herradura, cular...), lomo (puede ser de cabecero), morcón, morcilla seca, cecina y, por supuesto, jamón. Si es serrano, ibérico o de bellota, sólo depende de lo que cada uno se pueda permitir. Combina también embutidos curados, ahumados, en salazón, adobados (aderezados con pimentón), alguno un poco picante e incluso untable, como la sobrasada. En estas tablas yo no suelo incluir fiambres (jamón cocido, lacón, chopped, mortadela...).

Tabla de embutidos ibéricos

El embutido debe cortarse usando un cuchillo sin sierra y bien afilado, siempre sobre una tabla de cortar, para evitar cortar un mantel o rallar la encimera. Tendremos cuidado y paciencia para cortar lonchas finas, no sólo porque el embutido dará más de sí, sino porque se apreciarán más matices en la boca y la textura será más agradable. El corte será oblicuo (en diagonal) en los embutidos hechos con carne picada, como el chorizo o salchichón, porque estéticamente quedan mejor; y recto (perpendicular) en los de pieza, como el lomo, para romper las fibras que lo formar y evitar durezas al masticar. El jamón tiene su propio corte. Podemos comprarlo ya cortado o una pieza entera. En el segundo caso, no hagas lonchas muy grandes, mejor pequeñas para poder comerlas de un solo bocado.

A la hora de servir, usa un plato amplio o bandeja. Preséntalos juntos, pero no revueltos. Los de tamaño pequeño, puedes servirlos alineados o en pequeños montones; los medianos, en fila; y los de loncha más grande, conviene doblarlos para que sean más fáciles de comer. Acuérdate de sacarlos de la nevera con antelación, para que estén a temperatura ambiente. Si hace mucho calor, mantenlos en una zona fresca, para que no estén sudados y pringosos.

Tabla de embutidos ibéricos

Los panes

El pan es fundamental para acompañar el embutido. Elige varios tipos y sírvelos en la misma tabla o en un cestillo. Combina rebanadas de pan del día, desde tipo baguette a pan de pueblo, con panes secos, como regañás, picos o colines.

El acompañamiento

Puedes servir pequeños cuencos con diferentes tipos de aceite de oliva (si es virgen extra, mucho mejor), también tomate rallado, queso crema, miel e incluso alguna mermelada. Las de tomate o pimiento rojo van muy bien.

Las aceitunas y encurtidos (pepinillos, cebollitas, alcaparras) también tienen cabida para acompañar el embutido. Así como los frutos secos y desecados (pasas, dátiles, arándanos rojos...), o algunas frutas de temporada (bolitas de melón para acompañar el jamón, uvas, higos, frambuesas, arándanos...).

Tabla de embutidos ibéricos

La bebida

Aunque la forma clásica de maridar el embutido es con vino tinto, hoy rompo una lanza en favor de la cerveza, especialmente cervezas de calidad. Si apostamos por embutidos ibéricos, debemos maridarlos con cerveza premium. Una de mis favoritas para redondear un aperitivo o cena especial es la cerveza Gran Reserva de Cruzcampo, de intenso sabor gracias al tueste de la malta, pero que conserva el toque refrescante. Prepara copas anchas bien frías y disfruta de todos los matices que aportará a los embutidos.

Si preparas una tabla de embutidos ibéricos, sube una foto a cualquier red social y etiquétame (Facebook | Twitter | Instagram | Pinterest | Google+). ¡Espero que te guste!

También te puede interesar...

4 comentarios

  1. ¡ay, que aquí tengo un 10! ésta vez, no me has pillado en nada! jajajjja! :) aquí somos muy de hacer "cena de ibéricos" el viernes, y es tal cual comentas, 3 variedades, algo de paté/queso, aceite virgen, pan de la tahona y premium para él, vino para mi... what else??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que un 10!! Me falta públicar cómo preparar una tabla de quesos y ya lo bordados.
      Besos :)

      Eliminar
  2. Olé... con esta sí que me voy a atraver!

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER