aperitivos y tapas

Asadillo manchego

16.11.12

Asadillo manchego

La receta que os traigo la tenía en la carpeta de 'pendientes' desde que, hace algunos años, la probé en unas Jornadas de la Tapa. Es asadillo manchego un plato típico de La Mancha que se prepara sobre todo en verano, cuando las huertas dan tomates bien rojos y pimientos muy carnosos.

Asadillo manchego

El asadillo manchego se suele comer frío, a modo de ensalada, acompañado de huevo duro. Y es que la receta es muy sencilla: pimientos asados en tiras con tomate, aliñado con ajo, comino y aceite de oliva. Tan sencillo como delicioso. El tomate va, normalmente, frito, aunque yo lo aso junto a los pimientos, ahorrando esfuerzo y calorías. Será por la costumbre, pero me gusta más así.

Asadillo manchego

Si te gustan este tipo de platos, no dejes de probar la ensalada de pimientos y melva, el tradicional pisto manchego (o esta versión más sofisticada en forma de milhojas de queso rellenas de mousse de pisto), el gazpacho a la antigua, con sus ingredientes a trozos... Y si te sobran pimientos, no dejes pasar la oportunidad de preparar mermelada de pimientos rojos o estos ricos panecillos de pimientos asados.

Asadillo manchego

Si preparas esta receta, sube una foto a cualquier red social y etiquétame (Facebook | Twitter | Instagram | Pinterest | Google+). ¡Espero que te guste!
Ingredientes:
8 pimientos rojos
4 tomates
4 ajos
Cominos en grano
Aceite de oliva
Sal

Elaboración:
Precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo. Lava muy bien los pimientos rojos y los tomates y colócalos en una bandeja de horno. Echa 100 ml de agua en la bandeja y un chorro de aceite de oliva por encima de las hortalizas.


Mete en el horno y cocina durante 45 minutos. Da la vuelta con cuidado a los pimientos y tomates y cocina durante 15 minutos más. Apaga el horno y deja la puerta entreabierta otros 15 minutos, para que se enfríen y se ahueque la piel, así será más fácil pelarlos.


Pela y despepita los pimientos, reservando el líquido interior y la carne. Pela los tomates y reserva también el jugo. Retira el tronco y las pepitas y deja solo la carne.


Echa unos cominos en grano en un mortero (la cantidad, al gusto; yo puse unos 30 o así) y dos ajos grandes pelados. Machaca y, cuando esté todo integrado, añade un buen chorro de aceite de oliva. Mueve bien y deja macerar.


Pela los otros dos ajos, lamina y reserva. Pica en trocitos pequeños el tomate y haz tiritas el pimiento. Ten a mano también el aliño.


En un recipiente coloca una base de tomate (la mitad), reparte 4 o 5 láminas de ajo y pon otra capa de tiras de pimiento (la mitad). Coloca más láminas de ajo y echa la mitad del aliño. Repite para terminar con todo el tomate, los ajos laminados, el pimiento y el aliño. Guarda durante 24 horas en la nevera, para que las hortalizas cojan el sabor.


Trucos y consejos:

→ Sirve acompañado de trozos de huevo duro, lascas de jamón serrano o migas de atún.

→ Suele tomarse frío, pero también del tiempo o incluso templado. Eso sí, prepara un buen pan de pueblo para acompañarlo.

→ Puedes preparar una versión exprés (aunque no tan rica) comprando pimientos ya asados y un bote de tomate frito con trozos, estilo casero. Así sólo tendrás que aliñarlo.

También te puede interesar...

11 comentarios

  1. Pues te ha quedado genial!! Muy bien explicado! Mi madre a veces también asa los pimientos en el horno pero al final acaba todo junto en la sartén para dar un hervor! Gracias por tu versión! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta receta es, sobre todo, más limpia, no necesitas ni sartén. La verdad es que me ha sorprendido el resultado incluso a mí ;P

      Eliminar
  2. no lo he probado nunca, pero tengo entendido que es un plato que está rico de verdad. Me animaré a probarlo, además es sanísimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo, es una pasada porque además de saludable está muy bueno. Sirve como entrante, como ensalada, para acompañar una carne o un pescado. Se va a convertir en un imprescindible en mi nevera.
      Pruébalo y nos cuentas.
      BSS

      Eliminar
  3. Mi madre y mi suegra lo preparan desde siempre, para mí es una receta de toda la vida, para algo soy manchega,je,je. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Rebeca!
    Pruebo a hacer el asadillo manchego hoy así! Horneando tomates y pimientos a la vez... Ya te diré como me resultan,, la pinta es muy buena en tus fotos!
    PD: tb soy manchega, de Valdepeñas,concretamente.

    ResponderEliminar
  5. Hola Rebeca,
    he entrado en tu blog en busca de mermelada de pimientos rojos y, de paso he visto un montón de cosas muy interesantes. Antes de que hubiera hornos domésticos se asaba casi todo a la brasa (berenjenas, pimientos...) y los sabores eran de "pecado". Luego, llegaron las cocinas de gas y los adictos se reían del horno y ponían los pimientos y berenjenas encima de la llama y los pelaban quemándose los dedos. Pero si ninguna de estas dos opciones resulta posible y se recurre al horno (sea de gas o eléctrico), lo mejor es untar muuuuy bien las hortalizas con aceite de oliva, poner bastante sal y darle caña al horno, pero sin quemarlo todo. Yo voy a probar tus panecillos con pimiento, pero utilizaré la llama del paellero para asar los pimientos. Ese saborcito a quemado... En esto deben pensar quienes sufran de sequedad en la boca....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, bienvenido ;)
      Sin duda, la cocina de siempre sabe mejor, pero cada uno tiene que apañarse como puede... Yo, de vez en cuando, aso los pimientos en el horno de leña que se ha fabricado un amigo de mi padre.
      Espero que te hayan gustado los panecillos.
      Un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER