panes y masas

Panecillos de pimientos rojos asados

7.11.13

Panecillos de pimientos rojos asados

Lo confieso: nunca he hecho pan en casa, es uno de los retos que me he marcado para 2014 (sí, ya sé que quedan casi dos meses, pero hay que ir pensando en propósitos de Año Nuevo), sobre todo ahora que tengo en mi poder el libro Pan casero de Ibán Yarza, un periodista y bloguero (como yo!!) que sabe muuuucho del tema (yo no), que ha creado El foro del pan y que da cursos para enseñar a hacer pan en casa.

Panecillos de pimientos rojos asados

Conocí a Ibán Yarza a través de Robin Food, un programa de la tele vasca que presenta David de Jorge. Un buen día, buscando una receta de roscón de Reyes, di con ellos y me hice fan absoluta, no solo por las cosas tan ricas que preparan, sino por lo divertido y fácil que lo hacen.

Panecillos de pimientos rojos asados

Pero, mientras me decido y no a meter más aún las manos en la masa, os traigo una receta panarra que preparé hace ya algún tiempo y cuyo resultado me gustó mucho. Se la cogí prestada a Estíbaliz, la mitad del blog Mensaje en una galleta, y es que estas chicas (ella y Miriam) valen para todo: tan pronto te enseñan a hacer la mejor glasa del mundo mundial (os lo digo yo, que he hecho uno de sus cursos on line), como te ponen los dientes largos con estos panes.

Panecillos de pimientos rojos asados

Si tienes ganas de empezar a experimentar con esto de las masas o si ya tienes experiencia, pero quieres preparar unos panecillos diferentes, sigue leyendo. Ah, y si los preparas, mándame una foto para que vea lo bien que te han quedado :P
Ingredientes (para 18 panecillos):
70 ml de agua
20 gramos de levadura fresca
500 gramos de harina de fuerza
100 gramos de pimientos rojos asados
50 gramos de cebolla
150 ml de leche
50 ml del jugo de los pimientos
35 gramos de aceite de oliva
5 gramos de azúcar
10 gramos de sal

Elaboración:
En primer lugar, vamos a elaborar la masa madre, que aportará aroma y sabor a los panecillos. Para ello, pon en un cuenco el agua a temperatura ambiente. Si está fría, la puedes introducir unos segundos en el microondas (cuidado, porque no queremos agua caliente, solo tibia). Frotando con las yemas de los dedos, deshaz la levadura fresca en el agua. Por último, añade 120 gramos de harina y mezcla hasta obtener una bolita de masa.

Elabora la masa madre

Coloca la masa en el cuenco y cubre con un paño de cocina limpio y húmedo. Pon el cuenco en un lugar templado y alejado de corrientes durante unos 20 minutos para el primer levado (hasta que la bola de masa doble su tamaño).

Deja que leve

Mientras, pica en trocitos los pimientos rojos asados y reserva. Trocea en cuadritos pequeños la cebolla, pon en un bol con una cucharada de aceite (unos 15 ml) y cocina unos 5 minutos en el microondas hasta que esté transparente y blanda. Conviene sacar el cuenco un par de veces y remover para que no se queme. Reserva.

Trocea el pimiento y la cebolla

Coge un cuenco grande y echa la leche, el jugo de los pimientos (si no tienes suficiente, completa con leche hasta que tengas, en total, 200 ml), 20 gramos de aceite (cucharada y media), la sal y el azúcar. Incorpora el resto de la harina de fuerza (380 gramos) y mezcla un poco. Añade la masa madre, los pimientos y la cebolla y amasa con las manos hasta obtener una mezcla uniforme.

Prepara la masa

Reserva la masa en el cuenco, tapada de nuevo con un paño limpio y húmedo, en un lugar templado. Debe levar de nuevo. Necesitará unos 30-45 minutos (depende de la temperatura). Vigila, porque tampoco conviene que aumente demasiado su tamaño. Mientras, prepara el recipiente donde vayas a hornear la masa. Yo usé un molde de magdalenas. Para que no se pegara, corté cuadrados de papel de horno y, con el culo de un vaso, los di la forma de los huecos. En la siguiente imagen puedes ver que es muy fácil.

Mientras leva, prepara los moldes

Coge porciones de masa (las mías, de unos 50 gramos) y coloca en los moldes. Bate un huevo y, con una brocha de cocina, pinta los panecillos con el huevo. Deja que reposen un ratito (unos 15 minutos en una zona templada) para que crezcan (lo justo para que rellenen el hueco del molde y queden redonditos por arriba). Este será el tercer levado.

Prepara las porciones

Precalienta el horno a 200º con calor arriba y abajo con ventilador. Llena una bandeja de horno con agua e introdúcela en la parte inferior (para que haya humedad). Cuando el horno esté bien caliente, abre la puerta y RETÍRATE (saldrá vapor de agua y QUEMA). A continuación, pon otra bandeja (o la rejilla) en la zona central del horno y, sobre ella, el molde con los panecillos. Hornea durante 10 minutos. Cuando estén doraditos, saca la bandeja (puedes probar si están pinchándolos con una brocheta y comprobando que salen miguitas), de nuevo con MUCHO CUIDADO al abrir la puerta del horno porque saldrá vapor. Espera unos 5 minutos y traslada a una rejilla para que se terminen de enfriar.


Durarán tiernos 3 o 4 días si los guardas en un recipiente hermético.


Trucos y consejos:

Lo primero, ten mucho cuidado cada vez que abras el horno: la bandeja con agua generará mucho vapor y te puedes quemar.

La levadura fresca es fácil de encontrar, está en las sección de refrigerados de los supermercados, normalmente, cerca de la mantequilla.

También venden harina de fuerza en cualquier supermercado, estará en el mismo estante que la harina normal.

Puedes hornear panecillos o toda la masa junta, en un molde grande. Necesitará unos 30 minutos de horno.

Estos panes están muy ricos con queso crema o para acompañar unas lonchas de jamón.

Se conservan tiernos 3 o 4 días en un recipiente hermético.

Prueba a cambiar los pimientos por otros ingredientes que te gusten.

Si nunca has asado pimientos, puedes ver cómo lo hago yo en esta receta de asadillo manchego. Es muy fácil.

Gracias por leerme,



También te puede interesar...

6 comentarios

  1. yo no tengo experiencia en hacer panes, es algo que me da mucho respeto, pero no por eso dejo de admirar las maravillas que hacéis. Este pan me ha encantado, sobretodo la miga, se ve espectacular

    ResponderEliminar
  2. Yo soy súper panarra! Me encanta el olor y el sabor del pan casero, tanto, que en las pasadas navidades me regalaron una panificadora y la uso muchísimo. Si hago pan de molde lo amaso y horneo en ella, y para el resto de los panes la uso como amasadora. Amasar a mano es un placer, pero cuando no hay tiempo la maquina lo hace mucho mejor que yo. :-)
    Me ha gustado tu receta, con tu permiso la comparto en los Friday Finds de mañana (por supuesto con enlace a tu blog).

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía ni idea de qué era eso de los Friday Finds, pero me ha encantado!! A partir de ahora estaré pendiente de tus recomendaciones ;)

      Eliminar
  3. Tengo un bote de pimientos asados en conserva que me van a venir de perlas. Este pan con queso de cabra o brie tiene que estar de vicio. A ver si me animo y lo hago.

    Ah, quiero hacer masa madre desde el principio, cultivando la levadura a partir de la misma harina ¿crees que si la uso podría usar la misma proporción en peso que la que tú indicas?

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, yo no soy una experta, pero supongo que podrías usar la cantidad de masa madre que he usado yo, aunque la tuya sea hecha. De todas formas, en El foro del pan (el link está arriba) hay muchísima información al respecto. BSS

      Eliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER