galletas y pastas

Galletas de miel ("Salustianas")

4.8.11


La receta que os traigo en esta ocasión es la de unas galletas tradicionales, las típicas que se mojan en leche, crujientes y no demasiado dulces. Después de escuchar a mi marido decir una y otra vez lo ricas que estaban "las galletas de Salus" (de ahí el nombre que las he dado), una de sus compañeras de trabajo, me decidí a hacerlas y debo decir que tenía razón: están buenísimas y son fáciles y rápidas de hacer.

Desde aquí, gracias a Salus, por habernos descubierto estas galletas, y a Mª Ángeles, que fue quien me pasó la receta hace unos días, cuando Salus estaba de vacaciones.

Los ingredientes para unas 30 galletas medianas son:

100 gramos de miel
100 gramos de mantequilla sin sal
250 gramos de harina de repostería
½ sobre de levadura
1 huevo
1 pizca de sal

Elaboración:

Pon en un recipiente la miel, la mantequilla a temperatura ambiente, la harina tamizada, la levadura tamizada, el huevo a temperatura ambiente y una pizca de sal.


Mezcla a mano o con las varillas de amasar durante unos 5 minutos. Al principio parecerá que la masa queda algo desmigada, pero poco a poco irá tomando la consistencia adecuada. Introduce la masa en el frigorífico y déjala reposar una media hora.


Estira entre dos papeles de horno, dejando la masa con medio centímetro de grosor. Lo ideal es utilizar un rodillo que te permita regularlo.


Con un cortador, o con el borde de un vaso, corta las galletas y pásalas a la bandeja del horno, que tendrás preparada con un papel vegetal.


Introduce la bandeja con las galletas en la parte central del horno, precalentado a 170º. Debe tener puesto el calor por arriba y por abajo, sin aire. Aunque depende del horno y del tamaño de las galletas, yo las horneé durante 12 minutos. Deben quedar doraditas, pero no demasiado tostadas, porque si no, al enfriarse, se quedarán duras.


Sácalas del horno, déjalas en la bandeja unos cinco minutos y luego pásalas a una rejilla para que se enfríen totalmente.


En una caja de lata aguantan bien durante dos o tres semanas.


Una vez hechas, solo queda disfrutarlas.


También te puede interesar...

2 comentarios

  1. pues si parecen sencillas de hacer, y tienen que estar muy ricas!!:) besines

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER