aperitivos y tapas

Croquetas de cocido

16.1.21

Croquetas de cocido

Las croquetas son uno de los platos clásicos de la gastronomía española. Consisten en porciones de masa a base de un picadillo de ingredientes mezclado con bechamel, que se enrollan con forma ovalada o redondeada, se rebozan en huevo y pan rallado y se fríen en aceite. Una delicia que tiene su propia jornada de celebración: cada 16 de enero se conmemora el #DiaInternacionalDeLaCroqueta.

Croquetas de cocido

Y como aquí no se tira nada, os propongo preparar una receta de aprovechamiento para cuando tengamos restos de cocido: croquetas, que se unen a otros platos en los que también se puede reutilizar estas carnes, como el salpicón de ternera o la sopa de picadillo. También me encanta aprovecharla para rellenar verdura. En este caso, hago la masa como para preparar croquetas y, una vez lista, la uso para rellenar pimientos del piquillo, o calabacín o berenjena ya asados y vacíos (mezclando su pulpa con la masa de croquetas).

Croquetas de cocido

Si te gusta, puedes añadir a estas croquetas de cocido algunos garbanzos y verduras. Para ello, aplasta con un tenedor y añade a la masa a la vez que la carne picada. En este caso, echa solo la mitad de harina a la bechamel porque los garbanzos, la patata o la zanahoria espesarán la masa. Respetando las cantidades que doy en la lista de ingredientes, puedes añadir unos 100 gramos de garbanzos y verduras y otros 100 gramos de carne. Recuerda reducir la harina a unos 40-45 gramos.

Croquetas de cocido

¿Eres 'croquetero'? No dejes de probar todas las recetas de croquetas del blog y, por supuesto, esta receta de croquetas de cocido. ¡Espero que te gusten!

Receta de croquetas de cocido

Ingredientes:
175 gramos de carnes del cocido (pollo, morcillo, jamón...)
25 gramos de aceite de oliva
25 gramos de mantequilla
50 gramos de cebolla
85 gramos de harina
90 gramos de caldo del cocido
275 gramos de leche
Nuez moscada
Sal
2 huevos
Pan rallado
Aceite de oliva (para freír)

Cómo cocinar paso a paso croquetas de cocido

Si vas a preparar la receta con Thermomix, deshuesa las carnes que vayas a usar. Puedes poner pollo, morcillo (o el corte de ternera que uses), jamón, algo de tocino... Da 5 o 6 golpes de turbo. Saca y reserva. Pela la cebolla y corta en cuartos. Coloca en el vaso y programa 4 segundos a velocidad 4. Saca y reserva.

Si las vas a preparar al estilo tradicional, deshuesa las carnes que vayas a usar. Puedes poner pollo, morcillo (o el corte de ternera que uses), jamón, algo de tocino... Pica con un cuchillo bien afilado y reserva. Pela la cebolla, corta en trocitos pequeños y reserva.

Receta de croquetas de cocido: la picada

Si estás preparando la receta con Thermomix, pon en el vaso la mantequilla y el aceite de oliva. Programa 2 minutos, a temperatura Varoma, velocidad 2. Añade la cebolla picada y programa otros 2 minutos, a 100ºC, velocidad 2. Incorpora la harina y programa 10 minutos, a temperatura Varoma, velocidad 2. Añade la leche y el caldo y programa 10 segundos, a velocidad 5. Programa 10 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3.

Si estás preparando la masa al estilo tradicional, calienta en la sartén a fuego lento la mantequilla y el aceite de oliva. Pocha la cebolla hasta que esté transparente y muy tierna. Añade la harina y sofríe bien para que no sepa a crudo. Sube un poquito el fuego e incorpora la leche y el caldo. Mueve despacio hasta integrar. No deben quedar grumos, pero si alguno se te resiste, puedes triturar la masa con una batidora de brazo en este punto.

Receta de croquetas de cocido: la bechamel

Si está preparando la receta con Thermomix, añade la carne picada al vaso y programa 10 segundos, a velocidad 6. A continuación, programa 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3. Rectifica el punto de sal, añade un poquito de nuez moscada (si te gusta) y programa 10 segundos, a velocidad 6.

Si estás preparando la masa al estilo tradicional, añade la carne picada a la sartén y mezcla. Rectifica el punto de sal y añade un poquito de nuez moscada (si te gusta). Cocina y mueve despacio hasta que la masa se despegue de las paredes de la sartén.

Pasa la masa a un plato amplio o a una fuente. Cubre con film para que no haga costra y deja enfriar, primero a temperatura ambiente y luego en la nevera.

Receta de croquetas de cocido: acabado de la masa

A mí me gusta dejar la masa de un día para otro, porque está un poco más asentada. Enrolla las croquetas como tengas costumbre. Yo las de carne las enrollo alargadas. Coge una porción de masa, pasa por pan rallado, luego por huevo batido y otra vez por pan rallado. A continuación, deja las croquetas unos 20 minutos al aire para que se seque el rebozado. Da la vuelta con cuidado y deja otros 15-20 minutos más. Para evitar que revienten al freír, es conveniente que estén frías. Por eso, lo ideal es refrigerar durante 3-4 horas cubiertas con film (sin aplastar). En trucos y consejos te cuento qué hacer si quieres congelarlas.

Receta de croquetas de cocido: formado y empanado

Para freírlas, pon un cazo con aceite de oliva y, cuando esté bien caliente sin humear, echa las croquetas. Pon pocas cada vez para que la temperatura del aceite no baje demasiado. Da la vuelta a las croquetas para que se hagan de forma homogénea y saca en cuanto estén doradas. Yo las pongo sobre un escurridor colocado sobre un plato con papel de cocina. Así sueltan el aceite sobrante sin empaparse de nuevo con el papel.

Receta de croquetas de cocido: fritura

Sirve inmediatamente para que estén crujientes por fuera y cremosas por dentro.

Trucos y consejos para preparar unas croquetas de cocido perfectas

→ También puedes usar restos de otros guisos, como perdiz en escabeche, rabo de toro, cordero con setas, calamares en su tinta...

→ Si no te gusta la cebolla, prescinde de ella.

→ Puedes añadir a estas croquetas de cocido algunos garbanzos y verduras. Para ello, aplasta con un tenedor y añade a la masa a la vez que la carne picada. En este caso, echa solo la mitad de harina a la bechamel porque los garbanzos, la patata o la zanahoria espesarán la masa. Respetando las cantidades que doy en la lista de ingredientes, puedes añadir unos 100 gramos de garbanzos y verduras y otros 100 gramos de carne. Recuerda reducir la harina a unos 40-45 gramos.

→ Una vez rebozadas, las puedes congelar. Colócalas en una bandeja con papel de horno y, una vez congeladas, puedes cambiarlas a una bolsa para que te ocupen menos. Si haces croquetas de diferentes sabores y las tienes congeladas, puedes hacer dos cosas para no confundirlas: dar diferente forma a las croquetas o marcar bien las bolsas.

→ Es muy importante que el aceite esté muy caliente cuando las eches a freír y que las croquetas salgan directamente de la nevera. Al ser una masa muy blandita, queremos que se dore el rebozado enseguida y que no se reviente, para evitar que se salga el relleno.

→ El truco del escurridor, que tomé prestado a Webos fritos, es fantástico porque las croquetas pierden el exceso de aceite y el rebozado no se queda blando por la zona inferior.

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Se puede hacer de lo que quieras, son un clasico y no fallan!
    Gustavo Woltmann

    ResponderEliminar
  2. Croquetas, mi perdición. Me puedo comer dos docenas seguidas, sobre todo las de jamón que hace mi madre. Tiene su trabajo realizarlas, pero el resultado merece la pena.

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

Sígueme en Instagram

SÍGUEME EN TWITTER