hierbas aromáticas y especias

Mermelada de melocotón y cardamomo

18.8.15

Mermelada de melocotón y cardamomo

El verano es tiempo de melocotones y, aunque me encanta comerlos al natural, llevaba tiempo con ganas de convertirlos en mermelada. Mi abuelo tiene un árbol bien cargado y aproveché para elegirlos en su punto, una de las claves para que la conserva quede en su punto. En este caso, los he acompañado de cardamomo, una especia un tanto exótica que procede de la India, y que nos acompaña últimamente ligada a los gin tonic y sus mil y un aderezos.

Mermelada de melocotón y cardamomo

En esta ocasión, en vez de usar azúcar 'normal', la blanquilla de siempre, he elegido azúcar moreno (perfecto en combinación con las especias) y sirope de agave, un endulzante de origen vegetal muy potente del que llevaba tiempo oyendo hablar. Al parecer, endulza el doble que el azúcar, por lo que, aunque tiene más calorías que éste, teóricamente engorda menos, pues hace falta la mitad para endulzar lo mismo. Además, su índice glucémico es menor que el del azúcar, por lo que no dispara tanto el nivel de glucosa en el organismo, tarda más tiempo en digerirse y hace que nos sintamos llenos de manera prolongada. Eso sí, es importante tener en cuenta que hay marcas que refinan tanto su sirope, que le hacen perder estas propiedades; por lo que si tienes alguna enfermedad, como la diabetes, debes informarte bien antes de consumirlo, pues no todos están indicados. En mi caso, usé el sirope de agave Sunny Via, que venía en la Degustabox del mes de julio. Como ya te he contado, es una caja con productos de alimentación que llega a casa mensualmente y a la que te puedes suscribir. Su precio es de 14,99€ al mes, pero si quieres puedes probar la primera por 9,99€ con el código MIJKO.

Mermelada de melocotón y cardamomo

Los tarros, por supuesto, son reciclados. Mételos en el lavavajillas y asegúrate de que están bien limpios y secos antes de echar la mermelada. Para decorarlos, solo necesitas pegar unos trozos de cordón, puntilla, cintas, etc. al cristal o a la tapa, tal como me enseñó mi cuñada Belén hace unos días. Puedes rematarlos con una etiqueta o una pegatina (al final puedes descargarte algunas diseñadas por mí). Si te gusta la mermelada, no te pierdas estas recetas de otros sabores: mermelada de fresa, hierbabuena y pimienta rosa, mermelada de cereza, mermelada de tomate o mermelada de pimiento rojo.

Mermelada de melocotón y cardamomo

Si preparas esta receta de mermelada de melocotón, mándame una foto por email (tienes la dirección al comienzo de la columna derecha), súbela a la página del blog en Facebook o etiquétame en Twitter o Instagram como @rbkdtorres. Buen provecho ;)

Ingredientes (para dos botes):
600 gramos de melocotones limpios
100 gramos de azúcar moreno
50 gramos de sirope de agave
3 vainas de cardamomo
Zumo de medio limón

Elaboración:
Pela los melocotones y trocea retirando el hueso. Pesa la carne de los melocotones. Coloca en una cacerola junto con el azúcar moreno y el sirope de agave.

Receta de mermelada de melocotón y cardamomo 01

Pela las vainas de cardamomo y machacha las semillas. Añade a la cacerola, junto con el zumo de limón. Pon a fuego bajo y cocina durante 12-15 minutos (según el punto de madurez de la fruta). Cuando esté blanda, tritura con la batidora. Puedes batirlo más o menos tiempo, en función de si te gusta que la mermelada sea muy fina o si prefieres que tenga trocitos.

Receta de mermelada de melocotón y cardamomo 02

Vuelve a cocer hasta que espese. Necesitará unos 15 minutos más. Saca una cucharadita, deja que se enfríe y comprueba la textura.

Receta de mermelada de melocotón y cardamomo 03

Rellena los botes (bien limpios y secos) dejando un par de centímetros libres. Cierra inmediatamente y coloca los tarros boca abajo hasta que estén fríos. Etiqueta con el sabor de la mermelada y la fecha.

Receta de mermelada de melocotón y cardamomo 04

Mientras permanezcan cerrados, no necesitan estar en la nevera. Duran unos 6 meses (o más) sin problemas.


Trucos y consejos:

→ La fruta debe estar madura pero no pasada, lo mejor es que esté en su punto óptimo. Hay que cocerla el tiempo justo, porque si queda poco cocinada, la mermelada no estará rica; mientras que si se cocina demasiado, la fruta pierde sus propiedades.

→ El cardamomo lo venden en muchos supermercados. Si no lo encuentras en el expositor de las especias, busca como aderezo para gin tonic. Yo lo compré en Lidl. Si no te gusta o no lo encuentras, puedes prescindir de él o sustituirlo por un palito de canela (cuece los melocotones con él y retira antes de batir).

→ Si no quieres poner sirope, pon en total 1/3 del peso de los melocotones de azúcar (blanquilla o morena). En este caso: para 600 gramos de melocotones limpios, unos 200 gramos de azúcar (depende de lo dulces que sean). Si usas azúcar moreno, la mermelada tendrá un color más dorado y un sabor con matices de caramelo.

→ Puedes comprobar si la mermelada tiene la textura idónea con el siguiente truco: mete un plato en el congelador y, cuando creas que ya está, sácalo y echa sobre él una cucharadita de mermelada. Si al ponerlo en vertical, no chorrea, estará lista. Si ves que ni se mueve, quizá te has pasado de cocción ;)

→ Ten mucho cuidado al batir la fruta porque está caliente y, si te salpica, te puede hacer quemadura.

→ Acuérdate de etiquetar los botes para saber el sabor y la fecha. Puedes usar estas etiquetas que publiqué hace tiempo (en tonos rojo, fucsia, azulón y lila o en azul claro, verde, amarillo y naranja).

También te puede interesar...

7 comentarios

  1. Uhmmm una mermelada casera como me gusta!!!!! y encima teniendo la suerte de que tu querido abuelo los tiene plantados esta mermelada se convierte en matricula de honor! Una pena no poder probarla! ajjaja besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, de momento las redes no permiten probar los platos de las fotos. No estaría mal ;)
      Gracias por la visita!!

      Eliminar
  2. Que receta más interesante! Tu blog enterito me encanta, si, lo reconozco, he estado cotilleando :P
    Un saludito desde Motivada CON la cocina de Salamanca.

    ResponderEliminar
  3. No tiene nada que ver con las industriales, te quedó deliciosa.Bsssss

    ResponderEliminar
  4. A mi es que las mermeladas caseras me chiflan.

    ResponderEliminar
  5. Las recetas son muy buenas, reconozco la intensión por rescatar los sabores de las frutas y los consejos que nos dan extras a tus receta.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER