bizcochos tartas y pasteles

Tarta mousse de caramelos de violetas

31.8.13

Tarta mousse de caramelos de violetas

¿Has comido caramelos de violetas alguna vez? Sí, aquellas florecitas de sabor característico que venían en unas cajitas transparentes. Solo con recordar su olor particular, 'descumplo' unos cuantos años y se me hace la boca agua... Por eso, cuando vi esta receta en el blog de Vivi, no tuve dudas de que tenía que prepararla.

Tarta mousse de caramelos de violetas

Con ella participo por primera vez en el reto de El asalta blogs, una iniciativa en la que más de cien gastroblogueros 'asaltamos' la página de uno de los participantes, elegido por sorteo, y preparamos una de sus recetas. Como decía, echando un vistazo a la cocina 'asaltada' este mes, para ver qué post elegía, me decidí rápido por esta tarta mousse.

Tarta mousse de caramelos de violetas

Se trata de una tarta que lleva tiempo saltando de blog en blog. Rastreando el origen, para citar a su autor/a, conseguí llegar hasta 2007, cuando al parecer dos personas diferentes la subieron a un foro de recetas, supongo que sacada de algún otro sitio. Aquellas, llevaban mermelada de violetas en la cobertura, pero a alguien posteriormente se le debió ocurrir cambiarla por gelatina hecha con los propios caramelos. Yo me he permitido hacer una aportación: una base crujiente con almendra crocanti (la venden en bolsitas en Mercadona), que contrasta con la suavidad de la mousse. Es del estilo de otros postres fresquitos que ya he publicado, como la tarta fría de limón, la tarta mojito o la tarta Oreo.

Caramelos de violetas

Como curiosidad, según he leído en varias webs, parece que estos caramelos, 'inventados' a principios del siglo XX en Madrid, eran los favoritos del rey Alfonso XIII y que, tanto le gustaban, que "solía regalárselos a sus amantes" (no sé cuántas tendría...) y, supongo, también a su esposa. Lo que os digo, que esta tarta es un manjar de reyes... ¡Espero que la disfrutéis!

Ingredientes (para un molde de 26 cm):
150 gramos de galletas tipo Chiquilín
100 gramos de almendra crocanti
80 gramos de mantequilla
300 gramos de caramelos de violetas
600 gramos de nata para montar
300 gramos de queso crema (tipo Philadelphia)
150 ml de leche
150 ml de agua
9 hojas de gelatina

Elaboración:
Mete la nata en el congelador (salvo que ya la tuvieras en la nevera hace, al menos, 12 horas). Reserva algunos caramelos para decorar (si quieres). Tritura el resto de los caramelos de violetas hasta hacerlos polvo (lo más fino posible). Puedes usar un molinillo de café o una picadora. Tamiza (sirve un colador). Cuando tengas 150 gramos tamizados, reserva en un recipiente, los usaremos para endulzar la nata montada. El resto (otros 150 gramos) pueden tener trocitos, no importa, los derretiremos para hacer la gelatina que decorará la tarta. Reserva en otro recipiente.

Muele los caramelos de violetas

Prepara la bandeja/plato donde vayas a servir la tarta y el aro del molde que vayas a usar (solo el aro, la parte de abajo no hace falta). Unta el aro con mantequilla por la parte interior y pega una tira de papel de horno que sobresalga un poco por encima del aro. Reserva.

Prepara la bandeja y el aro de emplatar

Pon la mantequilla en un cuenco y mete unos segundos en el microondas, para que se derrita. Reserva. Tritura las galletas lo más finas posible. Añade la almendra crocanti y la mantequilla derretida. Mueve para hacer una pasta homogénea.

Mezcla las galletas molidas, la almendra crocanti y la mantequilla

Echa la pasta sobre la bandeja con el aro, reparte bien por toda la superficie y presiona. Debe quedar todo el fondo de dentro del aro cubierto y bien sellado, para que la mousse no se salga. Mete en la nevera.

Presiona la mezcla sobre la base

Echa el brik de nata en un cuenco amplio (o en el vaso de la batidora). Monta (si está bien fría, será una masa, como en la primera imagen). Cuando empiece a coger cuerpo, añade el polvo fino de caramelos de violeta (como si fuera azúcar glacé) y sigue montando hasta que esté bien firme (sin pasarte, o la convertirás en mantequilla y suero). Tendrá un tono algo grisáceo. Reserva en la nevera.

Monta la nata con polvo de caramelos de violeta

Pon 6 láminas de gelatina en remojo en un plato con agua fría (bien fría o se desharán). Deja unos 3-5 minutos (mira en el envase el tiempo que recomiendan) para que se hidraten (verás que las láminas se ponen muy blandas).

Hidrata la gelatina (cola de pescado)

Mientras, echa en un cazo la leche y pon a fuego medio (no debe llegar a hervir). Cuando la gelatina esté hidratada, escurre y pasa al cazo. Retira el cazo del fuego y mueve con las varillas hasta que la gelatina se deshaga por completo. Añade el queso crema y sigue moviendo hasta que se integre.

Mezcla la leche templada, la gelatina y el queso

Vierte la leche a un cuenco amplio (para que no se te salga y para que baje de temperatura y no estropee la nata) y ves añadiendo la nata montada a cucharadas. Integra con movimientos envolventes (con una lengua o con las varillas). Sigue echando la nata hasta incorporar toda. Saca la bandeja de la nevera y vierte sobre la base de galletas con cuidado. Enrasa con ayuda de la lengua y vuelve a meter en la nevera durante, al menos, cuatro horas.

Añade la nata, vierte al molde y refrigera

Pasadas las cuatro horas, vamos a preparar la gelatina. Pon en un plato agua fría y las otras tres láminas de gelatina. Deja que se hidraten. Mientras, echa en un cazo 150 ml de agua y pon a fuego alto. Echa los otros 150 gramos de caramelos de violeta triturados y mueve despacio con las varillas. Al principio se hacen grumos y se pegan, pero poco a poco se van deshaciendo. Cuando no queden trozos, retira el cazo del fuego, sigue moviendo durante unos segundos y añade las gelatinas escurridas. Mueve hasta que desaparezcan. Deja templar unos 10-15 minutos.

Prepara la gelatina de violetas

Saca la bandeja de la nevera, coloca una cuchara boca abajo lo más cerca posible de la mousse (sin tocarla) y vierte la gelatina con cuidado. Mete de nuevo en la nevera para que la gelatina cuaje. Necesitará, al menos, tres o cuatro horas más para que toda la preparación esté bien firme.

Vierte la gelatina templada con cuidado

Cuando vayas a servir, retira el aro y despega el papel con cuidado. Puedes decorar la tarta con algún caramelo de violetas, con una flor natural o como prefieras.

Trucos y consejos:

Puedes utilizar una plancha fina de bizcocho como base, incluso unos bizcochos de soletilla. También puedes prescindir de la almendra crocanti o cambiar el tipo de galletas, según tu preferencia. Yo utilizo esta mezcla porque el toque crujiente queda muy bien y porque las galletas tipo Chiquilín me gustan más por su consistencia que otras galletas.

 Para mí los caramelos de violetas eran algo habitual sobre todo cuando era pequeña (las señoras mayores solían ofrecerte cuando se paraban a hablar con tu madre o con tu abuela), aunque me consta que hay gente que nunca ha oído hablar de ellos. Yo (vivo en Torrijos, Toledo) los compro al peso (10€/kg) en la tienda de chuches a la que voy normalmente. También los tienen en Makro, de la marca Migueláñez. Si tienes problemas para encontrarlos en tu ciudad, son típicos de Madrid y los venden en muchos sitios, entre ellos, en el comercio en que se crearon a principios del siglo XX, La Violeta (está en la Plaza de Canalejas), que tiene tienda on line. Eso sí, salen más caros. Pregunta en la confitería donde compres dulces habitualmente, quizá los tienen y no lo sabes.

 Es muy importante que la nata esté bien fría cuando la vayas a montar, será más fácil que suba y quede firme. Lo ideal es usar una batidora con varillas e ir subiendo la potencia progresivamente. También es fundamental que la nata tenga, al menos, un 35% de materia grasa, si no, no quedará bien firme. Yo suelo utilizar la que venden en Lidl (marca Milbona), monta muy bien y está muy rica. La de Mercadona tiene un 33% de materia grasa y, aunque parezca poca diferencia, te aseguro que se nota. A mí me ha dejado más de una mousse blandengue (eso sí, no sabía que era por ese motivo).

 Las hojas de gelatina (o colas de pescado), son unas láminas transparentes marcadas con unas líneas que forman rombos. Sirven para dar consistencia a las preparaciones culinarias. Se pueden usar en recetas calientes y frías. Siempre hay que hidratarlas en agua fría antes de usarlas. En cinco minutos (o menos) estarán listas. Pierden la rigidez y se hinchan un poco. Si la preparación es caliente, solo tienes que echarlas (evitando que hiervan, o perderán su poder gelificante); si el plato es frío, deshaz la gelatina hidratada en un poco de líquido caliente (agua, leche, caldo…) y añádelo al resto.

 Si no tienes molde desmontable para usar el aro, puedes usar una tira de acetato (o dos unidas, si no son lo suficientemente largas). La enrollas para que tenga el tamaño que quieres y la pegas con cinta adhesiva. No va a estar en contacto con la tarta, así que no te preocupes: solo tienes que untarla con mantequilla y poner el papel de horno adherido por la parte interior.


*Y 8 horas para que cuajen la capa de mousse y la de gelatina

Gracias por leerme,



También te puede interesar...

49 comentarios

  1. Enhorabuena por tu asalto!! Yo tb he elegido los caramelos de violeta pero en la leche frita, porque tu mousse ya lo tenía publicado en mi web. Bueno ya veo que te seguía por twitter así que seguiré disfrutando de tus recetas :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por participar en el reto.

    Menudo robo has hecho. Esta receta es bastante elaborada y has conseguido un gran resultado final.

    Nos vemos el mes que viene en cocina con angi.

    ResponderEliminar
  3. A mí como al Rey me encantan estos caramelos, así que la tarta me parece una delicia. Ya me quedo por aquí, un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que pinta tan riquisima tiene la tarta, te ha quedado fenomenal!! Un robo en toda regla!

    ResponderEliminar
  5. Qué pinta. Fantástica. Segura que está deliciosa. Te ha quedado de diez.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. que preciosidad de tarta! me encanta el colorcito de las violetas, queda preciosa esa ultima capa...me encanta! un besote

    ResponderEliminar
  7. Mira que es bonita esta tarta, en cuanto encuentre los caramelos la pienso probar. Buen asalto.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu asalto, la tarta te ha quedado preciosa y el blog más! te sigo a partir de ahora.
    Tengo que probar esto, pero ¿donde compras esos caramelos? no los he visto nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los puedes comprar en confiterías de Madrid, en tiendas donde vendan productos Migueláñez (como Makro) o por internet (www.lavioletaonline.es). Yo los compré en la tienda de chuches a la que voy normalmente.

      Eliminar
  9. Que bonitaaa y que rica debe estar, felicidades por tu asalto...!!!
    Besitos...!!!

    ResponderEliminar
  10. Qué original y bonita se ve!!
    besos

    ResponderEliminar
  11. Qué de cosas que Yo desconocía, me encanta la parte histórica!!!
    Yo reconozco que en Valencia cada vez encuentras los caramelos en más sitios pero como los de "La Violeta" ninguno, menuda diferencia, no me extraña que sean más caros.
    Y la textura que se ve en tus fotos dan ganas de pegarle un bocado a la pantalla, jejjeje.
    Hasta el próximo reto. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por la receta, Vivi!! Prepara los guantes para no dejar huella en septiembre... ;)

      Eliminar
  12. Esta tarta me encanta!!!! Y su sabor es mi perdición!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  13. Que buen asalto me encanta se ve delicioso su sabor es muy delicado y me encanta te quedo preciosa
    me quedo de seguidora
    !!!! besinos!!!!
    http://eltoquedebelen.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  14. Mmmm que pinta mas riiica, te ha quedado genial!!!

    ResponderEliminar
  15. Te ha quedado muy bonita. Yo la hice hace poco, con los caramelos de Miguelañez y la verdad es que no me gustó tanto como esperaba porque sabía mucho a los caramelos,quizá en demasía ( puede ser la marca, no se, o que en mi casa el sabor a violetas no es lo nuestro jajaja). Pero viendo como te ha quedado a ti, dan ganas de volver a hacerla. Nos vemos en el siguiente asalto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos eran de la tienda de chuches a la que voy normalmente. Los venden al peso, así que no sé la marca, pero desde luego, sabían exactamente como yo los recordaba (hacía años que no los comía).
      Yo miré en varios blogs para ver las cantidades que ponían y al final, decidí las que ves arriba. Nos gustó tanto que ya tengo fecha para repetirla!!

      Eliminar
  16. Te ha quedado estupenda!! Con unas fotos impresionantes!
    Me quedo por aquí como seguidora, porque no conocía tu blog.
    Si te pasas por el mío y te quedas, estaré encantada!
    UN besito

    ResponderEliminar
  17. Debo ser la única del país que no ha visto nunca estos caramelos! Te ha quedado preciosa.
    Un saludo
    Angi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Búscalos, tienes que probarlos!!
      Y prepara tu cocina, que los asalta blogs llegamos en tropel ;)

      Eliminar
  18. ¡Hola!. Curiosa Mousse y aspecto tentador.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  19. Qué tarta tan bonita! Seguro que además estaba deliciosa. Un botín estupendo!

    ResponderEliminar
  20. Que bonito color te ha quedado me encanta!! tengo que buscar esos caramelos...Chica que buen botin!! besos

    ResponderEliminar
  21. Hoola!
    Nena, vaya pedazo de mousse, está curradisima. Entre la información del asunto violetas, que ha sido la mar de entretenida y la elaboración de la tarta, nos ha entrado casi complejo!

    Supongo que a Vivi le ha llegado al corazoncito que le hayas pispado las Violetas Imperiales.

    Buen botín
    Saludos
    Marisa

    ResponderEliminar
  22. ¡Que bien nos has explicado todo!
    La tarta tiene un aspecto riquísimo, tengo en casa mermelada de violetas..pronto caerá.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Que botín tan rico!!! Esta Vivi tenía de todo donde elegir para asaltar su blog. Yo me he quedado con una receta salada pero si llego a ver esta mousse creo que la habría cogido, jeje.
    Me quedo por tu blog, que no lo conocía hasta ahora. Besos!

    www.laurillafondant.blogspot.com

    ResponderEliminar
  24. Mis caramelos preferidos y en formato tarta, es lo más de lo más.
    Te ha quedado preciosa la tarta con ese color violeta tan luminoso. Muy buen asalto el tuyo. Bss.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta lo elegante que queda siempre esta tarta

    ResponderEliminar
  26. Una tarta deliciosa. Te ha quedado fenomenal.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  27. Se lo rica que está esta tarta, yo la pude hacer con mermelada de violetas que me regalaron y nos encantó a todos. Deliciosa

    ResponderEliminar
  28. Te ha quedado preciosa!! Me encanta! pero es que yo soy fan incondicional de estos caramelos y de su color, si no hubiese estado la leche frita, habría robado ésta, que te aseguro...la tengo en la lista de pendientes!
    Besos
    La ladrona de guante violeta

    ResponderEliminar
  29. una elección fantastica te ha quedad una tarta de lo más bonita y deliciosa!! tambien es mi primer asalto y he disfrutado muchisimo, besitos

    ResponderEliminar
  30. Es la segunda vez que la veo y sin duda se me hace otra vez la boca aguaa eh!! Lo curioso es que nunca había visto estos caramelos antes, como dices, supongo que en las tiendas estas donde los venden a granel tan antiguas, porque tampoco me suena haver visto esas cajitas trasparentes! jejeje.
    Besitos

    ResponderEliminar
  31. Gualaaa que preciosidad de asalto, me ha encantado Rebeca.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  32. Felicidades por tu asalto. Me encanta el color que le ha quedado a tu tarta. Deliciosa.

    ResponderEliminar
  33. Ummmmmmmmmmmmmmm, qué rica...tengo que robar esta receta!!! Jajaja.
    Besos.
    La Churretosa

    ResponderEliminar
  34. Me quedan unos cuantos caramelos del ultimo asalto, ya sé dónde van a ir, jejej. Beso.

    ResponderEliminar
  35. Tardé en descubrir los caramelos de violetas, pero ahora nunca faltan en casa.
    Un asalto genial.

    Bs

    ResponderEliminar
  36. Pero qué rica tarta, y qué fotos, con ese color la hacen parecer una tarta de lo más delicada!

    Bienvenida al reto, has elegido una muy buena receta para iniciarte, jeje!

    Besos!

    ResponderEliminar
  37. Muchísimas gracias a todos por los comentarios y a los lectores, bienvenidos a mi cocina!! Espero que os guste lo que preparo. :P

    ResponderEliminar
  38. Rebeca tengo que hacer esta tarta, pero las violetas las voy a cambiar, si si ya tengo guardada esta receta en pendientes jaja. Te robo yo ahora =)

    Te ha quedado de cine, que color más bonito.Gracias

    Besos "Pal vientre, todo lo que entre"

    ResponderEliminar
  39. Que pedazo de tarta la de violetas verdad? Te ha quedado impresionante, tiene una pinta estupenda, para hincarle el diente, aunque llego tarde y seguro que no queda. Has hecho muy buena elección.

    Un besito y buen asalto

    Eli

    ResponderEliminar
  40. ummmm que buena, seguro que estaba buenisima. jejeje, me ha hecho gracia que al final de la receta pusieras el precio, no lo habia visto nunca y es una buenisima idea.
    besoss

    ResponderEliminar
  41. Menuda tarta!!! Me comería un trozo ahora mismo. Felicidades, un buen trabajo.
    Besos

    ResponderEliminar
  42. Mira que queda bonita y vistosa esta mousse de violetas y es que el sabor a mi me encanta!!! Hace poco publique unos cupcakes con frosting de violeta y estaban de escandalo!
    besinesssss

    ResponderEliminar
  43. Es una de las tartas más ricas que he probado.

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER