bizcochos tartas y pasteles

Cupcakes y tarta Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cake)

12.3.13

Tarta Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cake)

Después de casi un mes sin publicar, la entrada no podía ser de una receta cualquiera. Y antes de que me digas que no te gusta la cerveza negra, que no te gusta el queso crema o que cómo es posible que este experimento (como lo llamó mi marido) esté bueno, aviso: esta tarta es adictiva.

Tarta Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cake)

Lo mejor de todo es que, una vez decidida a prepararla, me disponía a salir a comprar cerveza Guinness (en todas partes recomendaban no usar otra marca de cerveza negra por las diferencias en el sabor, yo no puedo opinar porque solo la he preparado con Guinness) cuando me enteré de que mi sótano era más o menos, un almacén de botes de dicha marca, que nuestro amigo Jesús nos regaló hace tiempo (y que, por cierto, aún no ha probado la tarta --edito el post porque ya la ha probado y le encantaaaaa--). Así que puedo seguir preparando tartas Guinness durante una larga temporada.

Tarta Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cake)

Lo primero que me gusta de esta tarta -que en estos días está por todas partes, junto con los tréboles y los gorros verdes de duende, porque el 17 de marzo es San Patricio, patrón de Irlanda, el país de la cerveza negra- es su aspecto: el bizcocho oscuro contrasta con la crema blanca (lleva queso, pero si no te lo dicen no lo adivinarías, prueba realizada con una anti-quesera, ¿verdad Rosa?) que lo corona, imitando la inimitable espuma de la cerveza recién servida. Si como yo, piensas que en un primer momento se come por lo ojos, no dudes en preparar esta tarta cuando tengas invitados. Es muy atractiva.

Tarta Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cake)

Por la red encontrarás un millón de tartas Guinness y las recetas y su presentación serán taaaan parecidas, que prácticamente dará igual la que sigas. Esto se debe a que proceden de una única fuente: Nigella Lawson, una periodista y cocinera británica que hace auténticas maravillas (tiene un montón de libros que son el camino más rápido al pecado). La única diferencia de mi receta con la original es que he usado nata para montar en lugar de 'sour cream' (crema agria) en el bizcocho y que he modificado las cantidades de la cobertura para que estuviera menos dulce (esta crema ya la había probado en otras preparaciones). Bueno, y que yo te la pongo en español y con fotos de tooooodo el proceso paso a paso, para que no tengas dudas. Respecto a la presentación, para qué innovar, si no vas a poder mejorar la ideal original...
Cupcakes y tarta Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cake and cupcakes)

Ah, como me dio miedo llenar demasiado el molde porque en muchos blogs hablaban de que la masa subía mucho y, en los primeros intentos se les había desparramado pringando el horno (y yo odio limpiarlo), decidí reservar un poco y preparar la receta en forma de cupcakes. Así que podéis elegir el formato que más os guste, la única diferencia es el tiempo de horno. Eso sí, en ningún caso llenéis el molde/cápsula hasta más de la mitad porque, efectivamente, la masa crece bastante (porque la cerveza contiene levadura).

Cupcakes Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cupcakes)

Por si todavía tienes dudas del resultado, aquí te dejo el interior de un cupcake. El bizcocho es húmedo, jugoso, no es empalagoso, sabe a chocolate intenso (que no chocolate negro), con un puntito amargo típico de la cerveza, que contrasta con la cobertura dulce y cremosa (estoy salivando mientras escribo, ufff!!). Además, la receta no tiene mucha complicación, si es la excusa que te estabas poniendo para no ir corriendo a comprar una lata de Guinness.

Cupcake Guinness (de cerveza negra o Guinness stout chocolate cupcake)

Por cierto, esta tarta puede ser un regalo estupendo para el Día del Padre, ahora que está la cosa como está y la mayoría no podemos gastar mucho. Espero que me cuentes qué tal el resultado (porque gustarte, te gustará seguro). ;)
Ingredientes (para una tarta de 26 cm y 6 cupcakes medianos):
-Para el bizcocho:
250 ml de cerveza negra (yo usé Guinness)
250 gramos de mantequilla
75 gramos de cacao en polvo sin azúcar (yo usé Valor)
400 gramos de azúcar
250 gramos harina de repostería (sin levadura)
2 cucharaditas de bicarbonato
140 ml de nata para montar
2 huevos
1 pizca de esencia o extracto de vainilla
-Para el frosting:
200 gramos de queso crema (tipo Philadelpia)
100 gramos de azúcar glacé
260 ml de nata para montar

Elaboración:
Pon en un cazo la cerveza (cuidado al abrir el bote, que se desparrama aunque haya estado en reposo) y calienta a fuego medio. Mientras, parte en trozos la mantequilla y, cuando la cerveza esté caliente (sin que llegue a hervir), añade la mantequilla. Mueve con una varilla hasta que la mantequilla se deshaga por completo. Retira del fuego y reserva mientras templa.

Mezcla la cerveza y la mantequilla

En un cuenco amplio, echa el cacao, el azúcar, la harina y el bicarbonato y mueve con una varilla hasta que la mezcla tenga un color uniforme. Reserva.

Mezcla el cacao, el azúcar, la harina y el bicarbonato

Precalienta el horno a 180º. Pon la nata para el frosting (260 ml) en un vaso de batidora e introduce en el congelador.

Enfría la nata en el vaso de la batidora

En otro cuenco amplio, echa los huevos, bate y añade la nata líquida y la vainilla (esencia, extracto, aroma o azúcar avainillado). Mezcla con la varilla hasta integrar bien. Añade la cerveza con la mantequilla, que ya habrá templado, y sigue batiendo hasta que quede homogéneo.

Mezcla los ingredientes húmedos

Vierte un tercio de la mezcla líquida sobre los ingredientes secos y bate con la varilla. Incorpora otro tercio y mueve bien. Añade el resto y continúa batiendo hasta que la mezcla quede homogénea, sin grumos. Verás que queda una masa líquida, con un aspecto parecido al chocolate a la taza. No te preocupes, esa es la textura adecuada, que permitirá un bizcocho húmedo, denso pero jugoso.

Incorpora los ingredientes secos

Encamisa un molde (el mío de 26 cm) untando con mantequilla la base y las paredes y espolvoreando con harina. Vierte la masa, cuidando que no sobrepase la mitad de la altura del recipiente (sube bastante).

Encamisa el molde y echa la masa

Hornea durante 50 minutos (ya sabes, pincha con un palito de brocheta o un cake tester y, si sale limpio, es que está listo). Extrae el bizcocho del horno, deja que temple en el molde, saca y espera a que se enfríe totalmente sobre una rejilla antes de decorar.

Hornea durante 50 minutos

Si quieres hacerlo en versión cupcakes, coloca cápsulas de papel en un molde (imprescindible porque, como decía, la masa es muy líquida) o usa cápsulas de silicona. No las llenes más de la mitad (sube bastante) y hornea durante 20 minutos (o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio).

Tamién puedes preparar cupcakes de cerveza negra

Saca del horno y pasa los cupcakes en cuanto puedas a una rejilla (para evitar que el calor se condense, se transforme en humedad y despegue las cápsulas). Espera a que estén totalmente fríos antes de decorar.

Enfría los cupcakes sobre una rejilla

Mientras se hornea podemos preparar el frosting (crema de queso con la que vamos a decorar la tarta). Pon en un cuenco amplio (en el de la amasadora, por ejemplo) el queso crema y el azúcar glacé. Cubre con la tapa o con un paño (para evitar que tu cocina quede completamente ‘nevada’) y bate con una varilla eléctrica durante un minuto a velocidad baja. Destapa, baja lo que haya quedado pegado a las paredes y bate otros 4-5 minutos a velocidad alta, para lograr una crema consistente.

Bate el queso crema y el azúcar glacé

Saca la nata del congelador y bate con una varilla hasta montar (ten cuidado y no te pases o se separará el suero de la nata de su grasa). Debe quedar firme, pero no duro. Incorpora a cucharadas a la mezcla de azúcar y queso crema e integra con ayuda de una espátula, haciendo movimientos suaves y envolventes para que no se baje. Reserva en frío.

Monta la nata y mezcla con el queso

Cuando la tarta o los cupcakes estén totalmente fríos, vierte el frosting por encima, dejando que caiga levemente por los bordes, imitando el efecto de la espuma de la cerveza. Con el dorso de una cuchara sopera (o con la misma espátula) puedes hacer unos círculos concéntricos imperfectos. Queda un contraste muy bonito: el negro del bizcocho con el blanco de la cobertura.

Decora la tarta con la crema

Puedes hacer dos cosas: atacar el pastel, en cuyo caso disfrutarás de un riquísimo bizcocho esponjoso con una crema suave y ligera, que le aporta un  contraste genial; o refrigerar la tarta 24 horas, logrando que el bizcocho se asiente y adquiera una textura densa y húmeda, que lo transforma por completo, mientras el frosting se vuelve cremoso y más espeso, resultando un pastel contundente pero nada empalagoso (si es la primera vez que lo tomas, debes probarlo en ambos casos, la transformación es asombrosa y no sabría decir cómo me gustó más…) ¡Tú decides!


Gracias por leerme,



También te puede interesar...

13 comentarios

  1. Veo que ya has empezado a repartir, me pones un pedacito porfa"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho!! Gracias por la visita (y el comentario)!!

      Eliminar
  2. Damos fé que es impresionante!!!!!Jejejejeje!!!

    ResponderEliminar
  3. vaya, y yo todavía no la he hecho, y tengo la receta redactada, copiada, y todo, pero aún no me he decidido....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero bueno, a qué esperas??? Que yo llevo cuatro en menos de un mes!!!
      Gracias por la visita ;p

      Eliminar
  4. Pero qué magnífica pinta que tiene. Esta hay que probarla. Un saludo,

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas Rebeca, ayer hice tu tarta y me ha salido bueeeeenisima. Todo el que la ha probado le ha encantado.

    Y mira si es fácil que soy un hombre y he sido capaz de hacerla y encima buenísima

    Me encanta hacer reposteria.

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es una de las recetas que triunfa entre el género masculino y ya sois varios los chicos que me decís que la habéis hecho con éxito (aunque la mayoría prefiere contarlo en privado, no vaya a ser que les lluevan las peticiones), jajaja.

      Me alegro de que te haya parecido fácil y de que te haya salido rica. Ahora anímate con otras recetas!! Y gracias por la visita y el comentario ;)

      Eliminar
  6. Tiene muy buena pinta y además nos encanta la Guinness. Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Ayer hice la tarta y estaba buenísima, digo estaba porque duró muy poco. A mi familia le ha encantado. Sin duda volveré hacer esta receta y otras tantas de tu blog. Un saludo y gracias por compartir. Marta

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER