pescado y marisco

Panga en salsa de leche

8.9.11


Después de varias recetas laboriosas y bien cargaditas de calorías, os propongo un plato sencillo, que apenas engorda y con un resultado sorprendente.


Para quien no lo conozca (yo no sabía a qué sabía), la panga es un pescado blanco que no tiene espinas, ni apenas grasa y es jugoso, además de barato (por eso la compré la primera vez). Su sabor suave combina con casi todo, en este caso, lo he acompañado de una salsa de leche y vino blanco.


¿Por qué leche? Porque había oído que ablanda mucho la textura de la carne y el pescado, y decidí probar. ¿Y el puerro? Por casualidad. El primer día que lo preparé no tenía cebolla, que suelo sofreír junto con el ajo como base para cualquier guiso, y con el puerro quedó genial, porque es más suave que la cebolla. Por cierto, como acompañamiento preparé una ensalada de tomates cherry y queso fresco, aderezada con sal, orégano y un chorrito de aceite de oliva. La combinación, muy rica.


La receta nos gustó, la incluí entre las habituales de casa y hoy he decidido traérosla a ver qué os parece. Supongo que servirá para cualquier pescado blanco, pero yo solo he probado con panga. Si queréis preparar una comida rápida, barata y rica, esta en una buena idea.


Los ingredientes para dos personas son:

2 filetes de panga
2 ajos grandes
2 puerros
100 ml de vino blanco
100 ml de leche
Aceite de oliva
Sal
Perejil

Elaboración:

Pica los puerros en trocitos pequeños y tritura los ajos. Pocha las dos cosas en la sartén, con un chorrito de aceite de oliva y un poquito de sal (no te pases, el pescado es bastante sabroso). Espera a que el puerro esté blandito.


Añade los filetes de panga y, cuando se les quite el color rosado, dalos la vuelta con mucho cuidado para que no se rompan.


Cuando estén blancos por ambas caras, echa la mitad del vino y la mitad de la leche y espolvorea con perejil. Mueve la sartén de vez en cuando para que no se agarre. Espera a que esté bastante consumido, entonces da la vuelta a los filetes con cuidado y añade el resto del vino y la leche.


Deja que cueza despacio y, cuando la salsa esté muy reducida, sirve los filetes con el puerro y un poquito de salsa por encima.


Espero que te animes a probarlo y, sobre todo, que te guste.

También te puede interesar...

4 comentarios

  1. Mmmmm... a mis hijos les va a encantar esta receta!!!! Gracias!
    Acabo de descubrir tu blog y me quedo como seguidora... me gusta!!! ;-)
    Quedas invitadaa a mi cocina ^___^
    Un besote
    Sònia

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Sonia y bienvenida!!
    En cuanto tenga un ratito visito tu blog para echar un ojo.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de ganarme una semana de mimos gracias a tu receta...eso sí, cambié el puerro por cebolla y un poco de pimienta por perejil!!! impresionante!!

    Muchas gracias guapa

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti, Dani. Me alegro de que triunfaras. Anímate a probar más, que ya verás...

    ResponderEliminar

¿Tienes alguna duda? ¿Quieres preguntarme algo o dejar algún mensaje? ¡Hazlo aquí! Me encantará leerlo y responderte.

ÚLTIMAS ENTRADAS

NO TE PIERDAS NADA



Escribe tu email:

SÍGUEME EN TWITTER